Artes gráficas

En los orígenes de la colección

Cuando se creó el museo de Orsay, los dibujos de la segunda mitad del siglo XIX todavía no se habían separado de las colecciones del departamento de Artes gráficas del museo del Louvre, y seguían inscritos, junto con las adquisiciones posteriores, en el inventario de de este departamento. Sin embargo, cerca de setenta dibujos de arquitectura y de artes decorativas (los dibujos de arquitectura de Viollet-le-Duc por ejemplo) han sido trasladados a Orsay, a su vez que los pasteles enmarcados, donde están mostrados en las salas, por rotaciones.

Honoré Daumier (1808-1879)
 Les amateurs d'estampes [Los aficionados de estampas]
 Tinta negra, pluma, aguada gris, acuarela, lápiz negro
 Alt. 25,8; Anch. 30,7 cm.
 París, museo de Orsay, conservado en el departamento de Artes Gráficas del museo del Louvre,  legado del conde Isaac de Camondo, 1911
Honoré DaumierLos aficionados de estampas© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Michèle Bellot
Dependen del museo de Orsay, como es el caso de la mayoría de las técnicas, de los artistas nacidos tras 1820 y antes de 1870. Pero excepciones, justificadas por datos históricos o estilísticos, permiten en particular, excluir a Henri Matisse (nacido en 1869), excepto el cuadro Lujo, calma y voluptuosidad (1904) que marca la transición entre las colecciones del museo de Orsay y las del Museo nacional de Arte moderno. Se incluyen también al programa de Orsay, demás artistas nacidos antes de 1820, como Honoré Daumier, François Bonvin, Gustave Courbet, Charles-François Daubigny, Henri Harpignies, Ernest Meissonier, Jean-François Millet.

La constitución progresiva del fondo de dibujos es tributaria de la historia de las colecciones nacionales de arte moderno de la segunda mitad del siglo XIX y de comienzos del XX. El núcleo más importante procede del museo nacional del Luxemburgo, inaugurado en 1818. Primero tímidas, las adquisiciones de dibujos del Luxemburgo se volvieron más ambiciosas a partir de los años 1880, con la voluntad de representar correctamente los artistas contemporáneos. Se diseña entonces una política de adquisiciones con compras de dibujos mostrados en el Salón, compras en ventas de taller y ventas póstumas. El Estado adquiere para el Luxemburgo de este modo dibujos de ventas de taller de Henri Regnault (1872), Jean-François Millet (1875), Gustave Guillaumet (1888), Johan-Barthold Jongkind (1892), Ernest Meissonier (1893), François Bonvin (1893), Edgar Degas (1918 et 1919)...
También existía en el Luxemburgo una Colección especial de bocetos, dibujos, maquetas y documentos originales relacionados con cuadros y estatuas, presentes en este desde su creación. Estas obras donadas por los propios artistas, estaban consideradas como archivos. Un dibujo de Rodin a partir de su San Juan Baustista procede en particular de esta colección.

Hacia arriba

De museo del Luxemburgo al Louvre

Eugène Boudin (1824-1898)
 Sur la plage [En la playa]
 Hacia 1866
 Mina de plomo, acuarela
 Alt. 16,6; Anch. 26,8 cm.
 París, museo de Orsay, conservado en el departamento de Artes Gráficas del museo del Louvre
Eugène BoudinEn la playa© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Michèle Bellot
Son, indudablemente, los donativos, donaciones y legados, que lograron constituir un fondo de referencia para la historia del dibujo francés. Donaciones de los propios artistas como aquellos de Jules Elie Delaunay (legado del artista en 1891), Eugène Boudin (legado del fondo del taller, entrado en 1900), de descendientes de artistas o de su familia. Citemos en este particular, entre otros generosos donantes, la donación de los herederos de Pierre Puvis de Chavannes en 1899, el legado de Colette Desormière, hija de Théophile Alexandre Steinlen, en 1970, el legado de Arï Redon, hijo de Odilon Redon, y de su esposa Suzanne en 1982, y aquellos de eminentes coleccionistas: Etienne Moreau-Nélaton, Léon Bonnat, Carle Dreyfus, Isaac de Camondo, Claude Roger-Marx...

Los dibujos de las escuelas extranjeras siguen estando poco representados, a pesar de los esfuerzos de Léonce Bénédite, conservador del museo del Luxemburgo a partir de 1892, de las donaciones de artistas (Edward Burne-Jones dio tres estudios de cabezas en 1893, John Leighton un Estudio para Andromaco en 1893 o Alma-Tadema La coronación de Esculapio en 1903), y algunas compras. En 1922, esta sección será trasladada, como el conjunto de las colecciones extranjeras del Luxemburgo al museo del "Jeu de Paume".

"Museo de los artistas en vida", el Luxemburgo pretendía ser un reflejo de la creación contemporánea. Por lo que se había previsto trasladar obras al Louvre, las más prestigiosas, o a demás centros, años después del fallecimiento de los autores. Se realizan varias entregas particularmente importantes en favor del Louvre en 1929, 1930 y 1931. Cuando el museo del Luxemburgo cierra, en 1937, las colecciones más contemporáneas constituyeron el primer fondo de los dibujos del nuevo Museo nacional de Arte moderno (creado en 1937, pero el traslado fue aplazado debido a la guerra).

Paul SignacEl puente de Asnières© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / DR
Las adquisiciones del Museo de arte moderno lograron desarrollar las colecciones de obras Nabis (dibujos de Pierre Bonnard, de Edouard Vuillard, Félix Vallotton) y en menor medida, aquella de los dibujos post-impresionistas (acuarelas y dibujos de Paul Signac adquiridos en 1957 por ejemplo). El MNAM adquirió también dibujos de artistas extranjeros como un conjunto de James Ensor en 1964.

En 1977, cuando abre el nuevo Museo nacional de Arte moderno en el centro Georges Pompidou, los dibujos de artistas nacidos antes de 1870 fueron de nuevo entregados por el Museo de arte moderno al departamento de Artes gráficas del Louvre.

Hacia arriba

La colección de Artes gráficas en la actualidad

Gustave CourbetJoven sentado, estudio. Autorretrato al caballete© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Thierry Le Mage
Esta herencia constituye hoy un conjunto de más de 80 000 dibujos, ampliado por adquisiciones más recientes. Ya que desde su creación el museo de Orsay, sigue enriqueciendo sus colecciones, adquiriendo obras maestras del dibujo francés como El Nudo negro de Georges Seurat (adquirido en 1989), el Retrato de Manet por Edgar Degas (adquirido en 1997), El autorretrato de Gustave Courbet (adquirido en 2003 ), pero también con fondos (Osbert, Fevre-Degas), dibujos de prensa (dibujos de Herman-Paul que documentan la revisión del proceso de Dreyfus en Rennes, adquirido en 2001, dibujos de Frantisek Kupka para l’Assiette au beurre, adquirido en 2001), dibujos de artistas hasta entonces mal representados en las colecciones como Maurice Denis (ilustraciones de Sabiduría de Paul Verlaine y Florecitas de San Francisco de Asís, adquirido en 2003), William Bouguereau (libretas de croquis, adquirido en 2002) o artistas extranjeros (Léon Spilliaert, Autorretrato llamado con antifaces, adquirido en 2005).
Estas adquisiciones de obras excepcionales, asociadas a aquellas de obras menos prestigiosas, permiten ofrecer a las colecciones del museo de Orsay una representación siempre más justa de la práctica del dibujo en la segunda mitad del siglo XIX.

Ver adquisiciones recientes

Hacia arriba

Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter