Escultura

Del exceso al olvido

La segunda mitad del siglo XIX es un periodo de producción excepcional para la escultura: la burguesía triunfante y los poderes políticos se amparan de ella; la primera para decorar sus estancias y mostrar su estatuto social y los segundos para inscribir en la eternidad los ideales y las creencias de la época. La demanda es entonces inmensa para este arte que, con motivo de su coste, depende casi totalmente de los encargos. A partir de 1945, el mundo del arte desatiende la escultura juzgada demasiado oficial y muchas obras "desaparecen" en las reservas para un purgatorio largo de varias décadas. Solo algunas grandes figuras "modernas", como Rodin, se salvan entonces de este desinterés ampliamente compartido.

La gran nave© Musée d'Orsay
En los años 1970, la idea de transformar la estación de Orsay en museo ofrece una nueva oportunidad a la escultura de la segunda mitad del siglo XIX. La nueva institución logra ofrecer a este arte un espacio idóneo: la gran nave central, alumbrada por la luz natural y cambiante que procede de la cúpula de vidrio. Se posibilita de este modo al público redescubrir la escultura de este periodo, con toda su riqueza y diversidad. Cuando abrió el museo de Orsay, en diciembre de 1986, reunió un conjunto de cerca de 1200 esculturas, procedentes en mayor parte de las antiguas colecciones del museo del Luxemburgo, del museo del Louvre y de los depósitos del Estado.

Hacia arriba

En su origen: el museo del Luxemburgo

El museo del Luxemburgo abre sus puertas en 1818, bajo el reinado de Luis XVIII, con el fin de presentar las creaciones de artistas en vida, adquiridas en mayor parte por el Estado durante los Salones. El museo del Luxemburgo desempeña de este modo el papel de un museo de Arte moderno, pero se mantiene cerrado a la vanguardia respecto a la pintura, durante mucho tiempo, recibiendo solo artistas reconocidos por las instancias oficiales.

Auguste Rodin
 (1840-1917)
 L'Age d'airain [La edad de bronce]
 Entre 1877 y 1880
 Estatua de bronce
 Alt. 178; Anch. 59; P. 61,5 cm.
 París, museo de Orsay
Auguste RodinLa edad de bronce© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Thierry Ollivier
Lo esencial de las colecciones se dedica a la pintura, la escultura estando representada en proporciones mucho más modestas. Así mismo, en 1852, solo 25 esculturas estaban inscritas en el inventario del museo del Luxemburgo. En 1875, la muerte de Barye, artista reconocido, miembro de la Academia, permite la entrada de antiguos modelos para la fundición y de bocetos de cera. El valor del acto creador pasa antes de aquel del material: es una verdadera revolución en la manera de considerar la escultura.

En 1887, el museo del Luxemburgo cuenta más de cien esculturas y empieza a abrirse a artistas más modernos. El primer Rodin, La Edad de bronce fue comprado en 1881. Este mismo año 1891 marca la adquisición del Ratapoil de Daumier, a pesar de que el comité duda todavía en exponer esta "interesante figura, pero cuyas particularidades no se corresponden en absoluto con el carácter estético del museo del Luxemburgo". En 1905, se trata del primer Bourdelle con la cabeza de Beethoven.
El espacio se convierte en un problema cada vez más preocupante a lo largo de los años, a pesar de que se haya limitado teóricamente, en 1886, a tres el número de obras de un mismo artista que puedan ser recibidas por el museo.

Hacia arriba

La escultura en el Jeu de Paume

Durante muchos años, los artistas extranjeros son los grandes olvidados del museo del Luxemburgo; las colecciones del museo de Orsay incluso hoy sufren de esta falta de apertura.
Desde los años 1860, Philippe de Chennevières, entonces conservador del museo, había luchado sin embargo, en vano, contra esta situación. En 1879, Etienne Arago, su sucesor, constata la debilidad de las colecciones extranjeras a pesar de que "la exposición de 1878 acabase de mostrar los notables progresos". Deberemos esperar 1890 para que sean adquiridas, dos obras de un extranjero, el belga Constantin Meunier en el Salón de la Sociedad nacional de Bellas Artes.

Edgar Degas 
 (1834-1917)
 Petite danseuse de 14 ans [Pequeña bailarina de 14 años]
 Entre 1921 y 1931
 Modelo entre 1865 y 1881
 Estatua en bronce con patina de diversas coloraciones, tutú de tul, lazo de satén rosa en el cabello, zócalo de madera
 París, museo de Orsay
Edgar DegasPequeña bailarina de 14 años© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / DR
En 1923, las colecciones extranjeras se han vuelto, no obstante, más importantes para que se pueda crear en el Jeu de Paume de las Tuileries un museo de las Escuelas extranjeras, vinculado con el Louvre. Esta apertura libera el museo del Luxemburgo de parte de sus colecciones de pintura y de escultura. Pero esto no es suficiente para resolver el problema de espacio. Este museo de las Escuelas extranjeras seguirá abierto hasta 1940.
El Jeu de Paume abre de nuevo en 1947, pero se ha convertido en el museo del impresionismo. La escultura desempeña un papel muy segundario. Pese a mostrar unos cuantos Rodin y, durante un tiempo, solo se mantienen la Pequeña bailarina de catorce años de Degas y esculturas de Gauguin, porque se asocian fácilmente con los cuadros de sus autores.

Hacia arriba

El museo nacional de Arte moderno y la escultura

Aristide Maillol 
 (1861-1944)
 Méditerranée dit aussi La Pensée [Mediterráneo también llamado El pensamiento]
 Entre 1923 y 1927
 Mármol
 París, museo de Orsay
Aristide MaillolMediterráneo© ADAGP, Paris - RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
El museo del Luxemburgo cierra finalmente sus puertas en 1939. Construido en 1937 para la Exposición internacional, un museo de Arte moderno acababa de abrir en el Palacio de Tokio. Pero el nuevo museo solo custodia cerca de una tercera parte de las colecciones del Luxemburgo, las obras más "modernas" sobre todo (Bourdelle, Bernard, Maillol…). En los años 1950, empiezan también a salir del museo con diferentes destinos: un número importante de Bourdelle se envían a Montauban, ciudad natal del artista, mientras que en 1964 varios importantes Maillol se colocan en los jardines del Carrusel. Durante el traslado del museo de Arte moderno al Centro Pompidou, en 1977, el resto de las obras, ya sean 175, fue entregado al Louvre.

Hacia arriba

La escultura del siglo XIX en el museo del Louvre

Aimé-Jules Dalou  
 (1838-1902) 
 Paysan retroussant ses manches [Campesino remangándose las mangas]
 Hacia 1902
 Boceto de bronce
 Alt. 14,5; Anch. 8,1; P. 6 cm.
 París, museo de Orsay, donación de la Sra. David-Nillet en recuerdo de su marido, 1933
Aimé-Jules Dalou Campesino remangándose las mangas© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
Las obras consideradas como más notables del museo del Luxemburgo tenían el honor de entrar en el Louvre. En 1880 Rude dispone de su propia sala, Carpeaux en 1900. Los coleccionistas aportan su participación. En 1906 se abre la sala Thomy-Thierry, en 1910 la colección Chauchard y en 1913-1914 las dos salas Zoubaloff dedicadas a Barye. Pero aquí también la falta de espacio, condena la escultura del siglo XIX a quedarse durante tiempo en reservas. En los años 1960, el Ministerio de Hacienda libera el pabellón de Flore, hasta la fecha ocupado por los servicios de la Lotería nacional. Las esculturas encuentran por fin un espacio para ser correctamente mostradas, pero el lugar dedicado a la segunda mitad del siglo XIX sigue siendo muy limitado. Entorno a Carpeaux, se encuentran algunas obras de Chapu (Bonnat, La Juventud), Falguière (Tarcisio, Vencedores del combate de gallos), Fremiet (San Jorge), Dalou (Gran campesino), Rodin (La Edad de bronce) y algunos bocetos.

Hacia arriba

Un paraíso para la escultura: el museo de Orsay

Ernest Barrias
 (1841-1905)
  La Nature se dévoilant devant la Science  [La Naturaleza desvelándose ante la Ciencia] 
 1899
 Mármol y ónice policromo de Argelia, terraza de granito gris, escarabeo de malaquita, lazo en lapislázuli
 Alt. 200; Anch. 85; P. 55 cm.
 París, museo de Orsay
Ernest BarriasLa Naturaleza desvelándose ante la Ciencia© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / René-Gabriel Ojéda
La idea de transformar la estación de Orsay en museo, ve el día en los años 1970. Se trata de encontrar un destino para las colecciones impresionistas, sin espacio en el Jeu de Paume, mientras que la apertura del nuevo museo de Arte moderno en el centro Georges Pompidou prevé que se reintegren obras más antiguas.
Estas esculturas encuentran su sitio bajo la bóveda dejada aparente de Laloux. Procediendo a intercambios, el museo de Orsay logra obtener obras que estaban expuestas en demás museos (El pensamiento o La puerta del infierno, procedentes del museo Rodin) o de instituciones (La naturaleza desvelándose a la ciencia) de Barrias que decoraba una escalera del Conservatorio de las artes y los oficios).

Las obras menos visibles por el público son a menudo más fáciles de obtener: el Goethe de David de Angers estaba en la vértice de una torre au de la ciudad de Saumur; Los Gladiadores de Gérôme en el fuerte del monte Valeriano; la Joven Tarentina de Schoenewerk olvidada en las antiguas cocinas del Castillo de Compiègne. Uno de los ejemplos más famosos es el de los Seis continentes. Hoy presentadas en la explanada del museo, estas esculturas creadas para el palacio del Trocadero de la Exposición universal de 1878 yacían en un vertedero público de la ciudad de Nantes desde 1963. El museo de Orsay ha podido disponer de ellas a cambio de un cuadro de Sisley para el museo de Bellas Artes de Nantes.

Camille Claudel
 (1864-1943)
 L'Age mûr [La edad madura]
 Hacia 1902
 Grupo de bronce en tres partes
 Alt. 1,14; Anch. 1,63; P. 0,72 m.
 París, museo de Orsay
Camille Claudel La edad madura© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Thierry Ollivier
Compras excepcionales han logrado completar las colecciones, entre ellas: uno de los paneles Sean misteriosas de Gauguin (adquirido en 1979), el conjunto de las Celebridades del Juste Milieu de Daumier (adquirido en 1980), La Edad madura de Claudel (adquirido en 1982)… Por fin, la generosidad de los aficionados, de descendientes de artistas y de los Amigos de Orsay ha logrado hacer entrar en las colecciones del museo de Orsay más de 200 obras en los años anteriores a su apertura.
Medardo Rosso
 (1858-1928)
 Ateas aurea dit L'Age d'or [Ateas aurea llamado La Edad de oro]
 1886
 Relieve de bronce
 Alt. 50; Anch. 37,8; P. 26,5 cm.
 París, museo de Orsay
Medardo RossoAteas aurea © DR - RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Jean-Gilles Berizzi
Desde 1986, gracias a las compras realizadas, a la generosidad privada, a daciones, el museo de Orsay ha podido subsanar algunas lagunas, en particular en el ámbito de la escultura extranjera (Aetas aurea de Medardo Rosso en 1988, Casandra de Max Klinger en 1990…), y adquirir obras importantes (Torso de Clotho de Camille Claudel en 1988…). Sus colecciones de escultura reúnen hoy más de 2.200 piezas, los depósitos en demás instituciones incluidos; colecciones más que nunca vivas, con el fin de que se perpetúe el deseo de conocer y admirar la escultura de la segunda mitad del siglo XIX.

Ver adquisiciones recientes

Hacia arriba

Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter