Fotografía

La fotografía entra en el museo

Cuando en los años 1970, el proyecto de transformar la estación de Orsay en museo del siglo XIX ve el día. Ningún museo de Bellas Artes en Francia tiene todavía una sección dedicada a la fotografía. Muy pronto, no obstante, se decide que esta invención de mayor relevancia del periodo tendrá su espacio en el futuro museo de Orsay.
Falta sin embargo elegir entre la creación de una colección o, simplemente, la organización de exposiciones temporales, alimentadas por obras procedentes de demás instituciones o de coleccionistas privados. Varios elementos militan en favor de la primera opción. Esta proporciona al museo recursos para contribuir al enriquecimiento del patrimonio francés, le asegura una determinada autonomía en cuanto a las exposiciones en sus salas y, por fin, evita crear una sección “muerta”, por estar privada de colecciones propias.
La decisión de constituir un fondo de fotografía en el museo de Orsay fue pues tomada en 1978. Esta queda por realizar entonces por completo ya que, respecto a esta técnica, al contrario de la pintura o de la escultura, no existen conjuntos ya reunidos a lo largo de los años por el antiguo museo del Luxemburgo o por el Louvre.

Léon Riesener
 (1808-1878)
 Retrato de Eugène Delacroix de frente, en busto
 1842
 Daguerreótipo
 Alt. 6; Anch. 4,3 cm
 París, museo de Orsay
Léon RiesenerEugène Delacroix© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / René-Gabriel Ojéda
El programa del museo de Orsay se precisa poco a poco. Ya no se trata de un museo que cubre todo el siglo XIX, sino un periodo más reducido que va de 1848 a 1914. Las fechas de las colecciones de fotografía, sin embargo, no pueden seguir lógicamente estos estrictos límites temporales. Por un lado, el invento de esta técnica fue oficialmente promulgado 19 de agosto de 1839, por el astrónomo y físico Louis-François Arago, durante una sesión en la Academia de Ciencias en París, y por otro lado, 1918 corresponde, de un punto de vista estético, a la emergencia de la fotografía moderna. Fue de hecho tras la guerra que el movimiento pictorialista se debilita verdaderamente y que nace en Alemania la fotografía experimental que va a transformar obviamente los esquemas del siglo XIX.

Las ambiciones de la colección

William Henry Fox Talbot
 (1800-1877)
 Árboles reflejándose en el agua, Lacock Abbey
 Hacia 1843
 Revelado en papel salado a partir de un negativo papel, talbotype
 Alt. 16,4; Anch. 19,1 cm.
 París, museo de Orsay
William Henry Fox TalbotÁrboles reflejándose en el agua, Lacock Abbey© Musée d'Orsay, dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Se empieza a crear la colección a partir de 1979, con varias ambiciones. Testimoniar en primer lugar de la evolución formal de este arte, estrechamente influenciado por las transformaciones técnicas. El uso de la práctica fotográfica se modifica profundamente a lo largo del periodo: existen en efecto pocos puntos en común entre las primeras voluminosas cámaras de daguerreótipos, de compleja manipulación y que requieren mucho tiempo de pose, y los pequeños aparatos instantáneos que tienen un considerable e inmediato éxito comercial, tras aparecer en los últimos momentos de los años 1880.
Se trata también, en regla general, de recopilar revelados antiguos y originales, realizados por los fotógrafos a partir de sus negativos, o por los editores, si se trata de una edición. Por fin, esta colección debe respetar el carácter internacional del museo de Orsay y mostrar, en particular, los estrechos vínculos labrados entre la fotografía francesa e inglesa, desde el origen de este medio y luego su difusión, en numerosos países.

Las adquisiciones

Gustave Le Gray
 (1820-1884)
 Auguste Mestral [Auguste Mestral]
 (1812-1884)
 Moissac (Tarn-et-Garonne) Vista interior de una galería del claustro, iglesia San Pedro
 1851
 Revelado en papel salado a partir de un negativo papel encerado seco 
 Alt. 23,2; Anch. 34,5 cm.
 París, museo de Orsay
Gustave Le Gray, Auguste MestralMoissac (Tarn-et-Garonne) Vista interior de una galería del claustro, iglesia San Pedro© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
La colección de fotografías se constituye, en primer lugar, mediante compras. El museo de Orsay dispone para ello de créditos especiales hasta 1987 y está apoyado periódicamente por el fondo del Patrimonio. Desde 1989, la contribución de la Comisión nacional de la fotografía logra mantener una política activa de adquisición.
Para su primera compra, la elección del museo llevó sobre un álbum particularmente relevante del periodo "primitivo" de la fotografía. Así se llama la época que va de 1839 a casi 1863, considerada como la edad de oro de la fotografía francesa e inglesa. Este álbum constituido por Louis-Alphonse de Brébisson, el también fotógrafo, reúne cerca de cuarenta obras de sus contemporáneos. Encontramos en particular dos magníficos revelados del jefe de fila de la escuela francesa, Gustave Le Gray. El primero, La bricbarca al claro de luna, es una marina, uno de los temas de predilección de Le Gray.El segundo, una vista del claustro de Moissac, procede de la Misión heliográfica, el primer encargo fotográfico público y colectivo de la historia de la fotografía, confiado en 1851 a Edouard Baldus, Hippolyte Bayard, Henri Le Secq, Auguste Mestral y Gustave Le Gray.
Edgar Degas
 (1834-1917)
 Autorretrato con Yvonne y Christine Lerolle
 1895
 Revelado argéntico a partir de un negativo vidrio, ampliación 
 Alt. 35,5; Anch. 29 cm.
 París, museo de Orsay, adquirido con el apoyo de la Comisión Nacional de Fotografía para el museo de Orsay, 1998
Edgar DegasAutorretrato con Yvonne y Christine Lerolle© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
Algunos descendientes de fotógrafos todavía tienen fondos de imágenes realizadas por sus antepasados. De este modo en 1981, una serie adquirida acerca de Joseph Nègre permite que entren en las colecciones públicas francesas obras de su bisabuelo Charles Nègre, uno de los más importantes primitivos franceses.
Geneviève Noufflard, la ahijada del grabador y fotógrafo Henri Rivière cede al museo de Orsay en 1987 un conjunto de ochenta y tres instantáneos. Estos clichés nos entregan en particular excepcionales vistas de las calles de París o de la vida rural en Bretaña, a fines del siglo XIX. En 1993, el museo adquiere acerca de la familia de Paul Burty-Haviland, hijo de un gran fabricante de porcelanas de Limoges americano, una serie de ciento setenta y nueve revelados de este fotógrafo pictorialista americano y mecenas de Stieglitz. Citemos por fin, una de las principales adquisiciones del museo con en 1998, la compra de un autorretrato de Degas con las hijas del pintor Lerolle, que se mantuvo en la familia de los modelos.

Las ventas públicas permiten también al museo de Orsay adquirir obras puestas en el mercado. Entre las compras, realizadas de este modo, se encuentra un sorprendente retrato de Baudelaire por Nadar en 1988, un fondo de taller del famoso retratista Eugène Disdéri en 1995, un magnífico estudio de cielo de Le Gray en 1997 o también un gran desnudo pictorialista de Edward Steichen en 1999.

Compras como aquellas realizadas acerca de de Roger Thérond en 1985 o los numerosos revelados de Nadar, adquiridos acerca de Marie-Thérèse y André Jammes en 1991, ilustran el protagonismo vanguardista en Francia, antes de la creación del museo de Orsay, de estos grandes coleccionistas privados.

Los depósitos y afectaciones

Paralelamente, las colecciones se completan mediante afectaciones y depósitos que proceden principalmente de organismos que tan sólo disponen en mayoría de los revelados a título documental y que no tienen vocación para garantizar su conservación. Las imágenes integradas de este modo a las colecciones del museo de Orsay, que con frecuencia no habían sido el objeto de ninguna clasificación por parte del artista, cambian entonces de estatuto.

En 1979, el Mobiliario nacional realiza el primer depósito de fotografías en el museo de Orsay. Se trata de cerca de cincuenta estudios de flores de Charles Aubry, utilizados como modelos por los decoradores.
Tres años más tarde, en 1982, los archivos fotográficos del Patrimonio depositan en el museo más de doscientos cincuenta negativos papel de la Misión heliográfica de 1851. Este traslado ilustra el interés del museo de Orsay por los negativos papel, considerados hasta la fecha como “el instrumento” obligatorio para obtener revelados.

Edouard Baldus
 (1813-1889)
 Inondations du Rhône en 1856, à Avignon [Inundaciones del Ródano en 1856, en Aviñón]
 1856
 Revelado en papel salado a partir de un negativo papel
 Alt. 30,5; Anch. 44 cm. 
 París, museo de Orsay, donación de la Sociedad de los Amigos del Museo de Orsay, 1988
Edouard BaldusInundaciones del Ródano en 1856, en Aviñón© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
El valor plástico intrínseco del propio negativo está desde entonces ampliamente reconocido.
En 1983, la manufactura nacional de Sèvres deposita un álbum de calotipos positivos, muy escasos, de Edouard Baldus. Reúne imágenes realizadas para la Misión heliográfica, aquellas de un reportaje sobre las inundaciones del Ródano, encargadas por Napoleón III° en 1856, y otra segunda que lleva sobre la reunión del Louvre, a los palacios de las Tuileries. Este depósito también incluye cerca de treinta grandes paisajes Victor Regnault, el director de la manufactura.
Siempre en 1983, son casi veinte vistas de los Pirineos, tomadas en 1853 por el conde Joseph Vigier, y poco menos de cuarenta vistas de India, fechadas de 1849-1850, por el barón Alexis de Lagrange, que deposita la biblioteca Thiers-fondation Dosnes.
A cambio de revelados modernos, el museo de Orsay se ve atribuir en 1986, un fondo procedente del departamento de Antigüedades egipcias del Louvre. Constituido por Théodule Devéria, uno de los conservadores del departamento; cuenta con un importante número de revelados y de negativos tomados por él mismo, junto con John B. Greene y Félix Teynard.
También en 1986, el museo de Orsay participa con la futura Biblioteca nacional de Francia, en la adquisición de una serie de álbumes de Eugène Atget, Documentos para la historia del viejo París... Uno de los folletos que incluye cincuenta y cuatro vistas del barrio de Saint-Séverin fue entonces depositado en el museo.

Las donaciones

Louis Adolphe Humbert de Mollard 
 (1800-1874) 
 Paysan et paysanne écossant des haricots [Campesino y campesina desgranando judías]
 1852
 Revelado en papel a partir de un negativo papel
 Alt. 22; Anch. 18,2 cm.
 París, museo de Orsay, donación del Señor y de la Señora de Iray, 1980
Louis Adolphe Humbert de Mollard Campesino y campesina desgranando judías© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
Por fin, las donaciones consentidas al museo representan muy pronto una fuente importante de adquisiciones. En 1980, el museo de Orsay organiza su primera exposición de fotografías, en el recinto del antiguo museo del Luxemburgo. Fue dedicada a Charles Nègre y da lugar a una donación del Sr. Joseph Nègre.
Entre los demás gestos generosos, demasiado numerosos para ser citados todos, que han logrado que entren en las colecciones notables obras, cabe mencionar los revelados y negativos de Adolphe Humbert de Molard, ofrecidos por su descendiente Raoul Le Prevost d'Iray en 1980. El año siguiente, la publicación Camera Work de Alfred Stieglitz, dada por Minda de Gunzburg constituye una considerable aportación. Las planchas heliograbadas de esta revista de vanguardia tienen valor de original, forman un panorama completo del pictorialismo tanto en América como en Europa, que entra en las colecciones.
En 1983, varios miles de piezas fueron ofrecidos por la fundación Kodak-Pathé de Vincennes, y más tarde, en 1986 son cerca de tres mil fotografías que ilustran la vida de la gran burguesía que fueron dadas por la familia fundadora de las chocolaterías Menier. La preparación de las celebraciones del centenario de la muerte de Victor Hugo, en 1885, da lugar a donaciones por parte de la Sra. André Gaveau, de Marie-Thérèse y de André Jammes y de la familia de Jean Hugo. Fotografías realizadas bajo la dirección del poeta, por Auguste Vacquerie y los hijos de Victor Hugo, entran de este modo en las colecciones en 1984.
Pierre Bonnard
 (1867-1947)
 Marthe au tub, vers 1908 [Marta en el tub, hacia 1908]
 Entre 1908 y 1910
 Negativo en película flexible con gelatina bromuro de plata
 Alt. 7,8; Anch. 5,5 cm.
 París, museo de Orsay, donación bajo reserva de usufructo la indivisión Terrasse, 1992
Pierre BonnardMarta en el tub, hacia 1908© ADAGP, Paris - Musée d'Orsay, dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Centenares de revelados y de negativos tomados por Pierre Bonnard, entre 1885 y 1912, fueron cedidos graciosamente por los hijos de Charles Terrasse en 1987. Más de quinientos autocromos de Etienne Clémentel y más de ochocientos cincuenta positivos vidrio que le habían pertenecido fueron dados por la Sra. Barrelet-Clémentel y Arizzoli-Clémentel en 1990.
Cabe también nombrar la nueva donación del Sr. y de la Sra. Jammes en 1991 de más de unas diez fotografías del mimo Deburau en Pierrot por Félix Nadar y Adrien Tournachon; y aquella de los hijos de la Sra. Halévy-Joxe, en 1994, de retratos de Louise y Daniel Halévy por Degas.
Más de mil negativos y unos cincuenta autocromos de Paul Burty-Haviland integran las colecciones en 1993 y 1995 gracias a la generosidad de la Sra. Nicole Maritch-Haviland y del Sr. Jack Haviland. Por fin, en 2003, una excepcional donación de la fundación Georgia O'Keeffe hace entrar en el museo de Orsay veintidós revelados originales de Alfred Stieglitz. Este conjunto hace principalmente de hincapié la fotografía “pura” del periodo moderno del artista, y completa acertadamente la donación de Minda de Gunzburg que representa el periodo pictorialista del fotógrafo.

Una colección siempre viva

Henri Le SecqArroyo en el bosque (Montmirail)© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
Cuando abrió el museo de Orsay, en diciembre de 1986, la colección del museo de Orsay contaba con cerca de doce mil fotografías. Incluye actualmente más de cuarenta y cinco mil. Entre las más recientes adquisiciones cabe señalar la compra, en el 2003, de dos clichés del pintor Fernand Khnopff, que ponen en escena a su hermana Marguerite, la entrega en 2004, por el departamento de esculturas del Louvre, de un conjunto de ochenta y seis fotografías de España por Juan Laurent. También se realizaron en 2005 las compras de un Retrato de Man Ray por Stieglitz, de Río en el bosque por Le Secq, de una serie anónima, extraña y excepcional de doce collages, llamada Obsesión, de tres daguerreótipos de Aldolphe Humbert de Molard y de seis revelados de Roger Fenton, o también, fotografías de Maurice Denis, ofrecidas en 2006 por su nieta Claire Denis y, el mismo año, la compra de un conjunto de más de quinientas fotografías que habían pertenecido al pintor Edmond Lebel...

Estos ejemplos, por su importancia y su diversidad, confirman que la colección de fotografías del museo de Orsay sigue estando en la actualidad tan viviente como en el momento de su creación. Tras haber ampliamente contribuido al reconocimiento de un arte mantenido en la oscuridad durante largas décadas, se trata hoy para un museo interdisciplinario como lo es Orsay, de perseguir el enriquecimiento de su colección, con el fin de seguir mejorando la comprensión de la fotografía, de contemplar sus características, de entender su desarrollo histórico y de apreciar lo que ha podido proporcionar a las demás disciplinas.

Ver adquisiciones recientes

Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter