Muestra de arquitectura

La arquitectura "en la época de su reproducibilidad técnica"

Dibujos de arquitectura, fotografías, grabados y publicaciones de la colección del museo de Orsay (sala 17, 19 y 21)



Alphone TerpereauLe viaduc de Garabit, 6 avril 1884© Musée d'Orsay, dist. RMN-Grand Palais / Alexis Brandt
El títulon de esta presentación se inspira en el famoso ensayo del filósofo Walter Benjamin, La obra de arte en la época de su reproducibilidad técnica, escrito en 1935, porque aunque en cualquier época las obras hayan sido imitadas o copias, Walter Benjamin mostró que en los siglos XIX y XX, el desarrollo masivo de las prácticas de reproducción revolucionó la historia del arte, haciéndole perder los valores relacionados con su singularidad. La arquitectura lo demuestra más que las otras prácticas artísticas.
Arte del espacio, desde los tratados del Renacimiento, ésta es el objeto de representaciones destinadas a codificar su diseño, que se multiplican entonces, con el auge de la edición y de la fotografía.

La arquitectura también se ve afectada en su práctica por la industrialización de las técnicas de construcción que facilita la reproducción de los ornamentos y radica la estandarización en el centro de las reflexiones constructivas.
En el siglo XIX, la reproducibilidad trastorna la arquitectura en sus fundamentos teóricos, haciendo evolucionar sus modelos y sus reglas: la multiplicación de las referencias fomenta el desarrollo del eclecticismo, mientras que la idea de la reiteración está en el centro de la reflexión de los arquitectos racionalistas.
Jean-Camille FormigéExposition universelle de 1900, pavillon royal de Roumanie© RMN-Grand Palais (musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
La reproducibilidad al servicio de la arquitectura

Las nuevas técnicas de reproducción modifican las condiciones del diseño arquitectónico. La práctica del revelado, que se desarrolla en la segunda mitad del siglo XIX, constituye para los arquitectos una herramienta de trabajo revolucionaria, porque permite garantizar la fiabilidad de los planos, entregados a los diversos protagonistas de la construcción.

La multiplicación de las publicaciones acelera y facilita la difusión de los proyectos o de nuevas realizaciones. El uso de la cámara oscura también contribuye a la circulación de los modelos, como lo muestran los intercambios de fotografías de dibujos o de edificios, entre arquitectos.
Esto permite además entender mejor la dimensión espacial de los edificios.

Gracias a la reproducción de las imágenes, los arquitectos pueden ampliar considerablemente su cultura, reuniendo inmensas documentaciones, formadas por calcos, grabados y fotografías, renovando su inspiración y su reflexión.

Práctica arquitectónica y mirada fotográfica
Louis-Emile DurandelleDécor de la salle de l'opéra© Musée d'Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt

Para Walter Benjamin, la práctica fotográfica es la principal técnica de reproducción que haya trastornado la práctica y el sentido de las obras de arte. Aunque la mirada fotográfica no pueda substituir el sondeo mediante el dibujo, los arquitectos muy pronto entienden el interés que presenta la fotografía para el estudio de los monumentos antiguos.
Modifica además la forma de ver los modelos, ya sean históricos o contemporáneos.

El vocabulario arquitectónico queda transformado por el enfoque fotográfico que proporciona un conocimiento a la vez preciso y fragmentario de los edificios. Esta división, que facilita la asimilación y la hibridación de las referencias, fomenta el desarrollo del eclecticismo.
La fotografía también sirve la celebración del progreso y de las nuevas formas de construcción. Mientras que su inmediatez permite documentar la proeza técnica, sus efectos de contraste exaltan en particular la pureza de las estructuras metálicas, contribuyendo a lograr que sea el principal modelo estético de las vanguardias artísticas.

Reproducibilidad técnica y renovación arquitectónica
Raoul BrandonImmeuble de rapport, Paris© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Las técnicas de reproducción, el grabado o la fotografía, no son solo un mero instrumento al servicio de la arquitectura. En el siglo XIX, contribuyen en su evolución de forma significativa.
El punto de vista fotográfico influencia el dibujo que se inspira de los encuadres y de las puestas en escena, para ser más atractivo y reproducirse más fácilmente.

Así mismo, el desarrollo de la edición contribuye a la difusión de modelos de los que el grabado constituye una interpretación particular, que regulariza e intelectualiza. Las publicaciones de arquitectura fomentan en particular la estandarización de la arquitectura y la idea de tipología, que reivindican los arquitectos racionalistas, desde el comienzo del siglo XIX, frente al crecimiento urbano.
La reproducibilidad está en el centro de sus reflexiones que, sostenidas por la industrialización, pretenden racionalizar las formas de construcción, para responder a las necesidades de una sociedad en plena mutación.

Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter