Muestra de arquitectura

El Art Nouveau y sus avatares: París (1)

Dibujos y publicaciones de arquitectura del museo de Orsay

Sala 17
Reflejo de la profunda evolución cultural de las sociedades occidentales, las investigaciones artísticas de finales del siglo XIX, para renovar el historicismo, afectan muy particularmente la arquitectura: como en las artes decorativas, el Art Nouveau se inspira en las formas del mundo natural. En Francia, Hector Guimard logra superar el organicismo gótico de Viollet-le-Duc para finalizar un lenguaje innovador cuyo testimonio es su primera gran realización, el Castel Béranger (1898). Pero en general, las formas Art Nouveau se mezclan con otras referencias, regionalistas (en Marin y Graf o Breffendille), Luis XV (en Brandon, Jaussely o Bouwens van der Boijen), de la Antigüedad (en Hermant o Hornecker) u orientales (en Binet). La Exposición Universal de 1900 (Sébille o Pille) deja poco espacio a las líneas onduladas del Art Nouveau. Estas investigaciones heterogéneas, en las que el protagonismo del dibujo es fundamental, liberarán la ornamentación de la estructura, rompiendo con la teoría arquitectónica clásica basada en los órdenes y abrirán camino al siglo XX.

El Art Nouveau y sus avatares: Viena (2)

Dibujos y publicaciones de arquitectura del museo de Orsay

Sala 21
El Art Nouveau, llamado "Jugendstil" en la esfera germánica, privilegia la evocación de la naturaleza. En Viena, el crisol de esta renovación es, en la Academia de Bellas Artes, el taller de Otto Wagner, arquitecto cercano de los artistas fundadores de la Secesión, que cuenta con uno de sus más famosos alumnos, Josef Hoffmann. Asimismo, los arquitectos Emil Hoppe, Marcel Kammerer, Otto Schonthal, también formados por Wagner y de los que el museo de Orsay conserva importantes dibujos, recurren a sus comienzos a las formas naturalistas, pero en la capital del imperio austro-húngaro, éstas siguen presionadas por una regularidad clásica, heredada de la sobriedad de la época Biedermeier (villa Vojsick). Esta herencia influencia un lenguaje ornamental nuevo geométrico (palacio Fischer). Al contrario, algunos proyectos se inspiran en la Viena barroca (proyectos para el palacio de Schönbrunn). En su diversidad, sus investigaciones, en las que el protagonismo del dibujo es fundamental, liberarán la ornamentación de la estructura, rompiendo con la teoría arquitectónica clásica basada en los órdenes y abrirán camino al siglo XX.

La ciudad de la luz

Fondo de la nave

Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter