Muestra de arquitectura

Arquitectura y laicidad (I): la invención de la escuela republicana.

Sala 17

Juste LischProyecto para una escuela normal en el Castillo San Esteban, Aurillac© RMN-Grand Palais (musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
La arquitectura escolar nace con la afirmación por la Constitución de 1791 del carácter público de la Instrucción. Hasta la III República, estos nuevos edificios que combinan higiene, seguridad y comodidad, generan el interés de los arquitectos, pero se mantienen discretos por motivos económicos e ideológicos. Ya que las opiniones sobre las formas de desarrollar la instrucción divergen: ¿Debe ésta apoyarse en las estructuras pedagógicas tradicionales del clero o emanciparse de ellas?

Las leyes de Jules Ferry sobre la escuela gratuita, laica y obligatoria (1881-1882), zanjan la cuestión. Bajo el impulso de los propios maestros, también formados con esmero en las escuelas normales, la escuela se afirma oponiéndose a la omnipresencia secular de la Iglesia en la enseñanza.

La arquitectura escolar, regulada a partir de 1880 por una normativa pública, simboliza la separación de lo político y de lo religioso, mediante la adopción de un estilo específico: abandonando el historicismo de los edificios religiosos, los arquitectos recurren a un vocabulario decorativo simplificado, procedente del aparente uso de materiales policromos. Éste procede del pensamiento racionalista de Viollet-le-Duc, gran defensor de los valores laicos republicanos.

Arquitectura y laicidad (II): liceos de arquitectura republicana.

Sala 21

Eugène TrainVista perspectiva del colegio Chaptal en París© RMN-Grand Palais (musée d'Orsay) / René-Gabriel Ojéda
De forma paralela a la implementación de la escuela gratuita, laica y obligatoria, Jules Ferry refuerza la red de liceos, fundada por Napoleón I en 1802. A finales de siglo, se edifican varias decenas de establecimientos de enseñanza secundaria, destinados a debilitar la enseñanza de las congregaciones religiosas, bajo el control arquitectónico de la Comisión de edificios para liceos e colegios, formada por arquitectos, herederos del pensamiento de Viollet-le-Duc, como Anatole de Baudot o Emile Vaudremer.

El estilo de las escuelas de Jules Ferry, basado en el uso decorativo de materiales policromos, le debe mucho al “Collège Chaptal” - establecimiento destinado a realizar el vínculo entre la escuela primaria y el liceo - diseñado bajo el Segundo Imperio por Eugène Train. Este edificio también inspira los liceos de la III República, aunque estos adopten un estilo sobrio y monumental, garante de la seriedad de la enseñanza dispensada.

Si la importancia del debate sobre la laicidad, de finales del siglo XIX otorga a la arquitectura escolar un papel ideológico importante, los republicanos procuran también que todos los monumentos públicos tengan un peso simbólico, como lo demuestra el uso de la famosa sigla RF (República Francesa).

Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter