Victor-Marie-Charles Ruprich-Robert
Yemas de fresno

Yemas de fresno
Victor Ruprich-Robert (1820-1887)
Yemas de fresno
Entre 1866 y 1876
Lápiz
Alt. 32; Anch. 24,5 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Bourgeons de frêne [Yemas de fresno]


Ruprich-Robert publica, de 1866 a 1876, una obra fundamental: Flore Ornementale. Essai sur la composition de l'ornement. Eléments tirés de la nature et principes de leur application [Flora ornamental. Ensayo sobre la composición del ornamento. Elementos procedentes de la naturaleza y principios de su aplicación]. Este libro era el fruto de veinte años de enseñanza de la composición del ornamento en la Escuela gratuita de dibujo de París. Fundada en 1766, esta escuela dedicada a aprender el dibujo aplicado a las artes mecánicas y a la industria se convierte, en 1877, en la Escuela nacional de Artes Decorativas.

Ruprich-Robert sucede a Viollet-le-Duc y enseña de 1850 a 1887. Proporciona a sus alumnos algunas bases de historia del arte, de arqueología y rudimentos de botánica. Luego estudia el ornamento propiamente dicho sobre un tema determinado, jarrón, rosetón, friso, mueble, antes de pasar a la aplicación inventiva. El curso estaba ilustrado por dibujos a mano alzada, pintados al huevo con negro de humo y albayalde. Estos estudios sirven de base a la Flora ornamental. No es el único en tener afán por la flora. A partir de comienzos del Segundo Imperio aparecen numerosos libros, muy naturalistas, verdaderos "retratos" de vegetales. La fotografía desempeña también un protagonismo esencial en la difusión de los modelos con un precursor, Adolphe Braun, delineante de fábrica en Mulhouse, que realiza en 1850, una obra de 300 planchas fotográficas de flores. Owen Jones publica en 1856, su impresionante Grammar of Ornament, ejemplos tomados de monumentos y de manuscritos, escasas veces a partir del natural.

La Flora está dividida en cuatro partes, de la más simple a la más compleja: Hojas, Yemas, Flores, Composiciones. El arquitecto propone simetrizar las plantas respetando su anatomía, con el fin de hacer motivos de ornamento. Arquitectos, pintores, escultores, ornamentistas, "artistas industriales", se nutren en este libro del que el museo posee todos los dibujos originales.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter