Anónimo, Fondo Eiffel
El viaducto de Garabit, plano, elevación, secciones

El viaducto de Garabit, plano, elevación, secciones
Anónimo, Fondo Eiffel
El viaducto de Garabit, plano, elevación, secciones
Después de 1879
Grabado realzado con acuarela
Alt. 36; Anch. 139 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Le viaduc de Garabit, plan, élévation, coupes [El viaducto de Garabit, plano, elevación, secciones]


El viaducto de Garabit en el Cantal sigue siendo la realización de envergadura de Gustave Eiffel. Originó los sofisticados proyectos para la Torre, pero también el interés brindado a la meteorología y a la aerodinámica. En efecto, la región es montañosa y sometida a vientos violentos. La obra requirió pues proezas técnicas jamás alcanzadas hasta la fecha, a pesar de la construcción en 1876 del viaducto del Douro en Oporto (Portugal). La estabilidad de las vigas en cajón, que sirven de patas del caballete, y la resistencia al viento, han constituido los dos retos de la realización. Los ingenieros Boyer y Baudry, encargados de la construcción, recurrieron a Gustave Eiffel debido a su experiencia en este ámbito.

La novedad del proyecto está fundada en la altura entre la vía férrea y el río, dos veces superior a la de Oporto, ya sea 122 m en lugar de 61 m. esta diferencia de altura hará que Eiffel escriba: “basta con que digamos que supera notablemente aquella de las torres de Notre Dame de París y de la columna Vendôme superpuestas”. Aquí el dibujo representa esta comparación de altura de edificios, proporcionando indicaciones técnicas precisas: el plano del viaducto, los planos de los pilares, así como sus elevaciones y sus secciones. Se distinguen también los dos viaductos de obra que inician el puente de ambas partes de las vertientes. El "tipo en arco" del viaducto reutiliza aquel experimentado en el Douro. La construcción requirió dos años completos, más uno de ordenación de las inmediaciones, con el fin de alojar y alimentar a los obreros. La calidad del viaducto fue también observada por la posición de la vía férrea, situada por debajo del tablero, lo que lograba recuperar los eventuales vagones volcados por una tempestad. Este dibujo es entrañable ya que pone en escena tres prestigiosas realizaciones arquitectónicas de épocas diferentes.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter