Jacques Ignace Hittorff
Interior de una basílica antigua

Vista del interior de una basílica antigua restituida
Jacques Ignace Hittorff (1792-1867)
Vista del interior de una basílica antigua restituida
Sin fecha
Mina de plomo, pluma y tinta negra, acuarela sobre papel entrecolado lleno
Alt. 58,3; Anch. 82,3 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Vue de l'intérieure d'une basilique antique restituée [Vista del interior de una basílica antigua restituida]


Hittorff ha dejado numerosas restituciones arqueológicas, en las que defiende con energía la reconstitución de la policromía antigua. En esta inmensa acuarela, los colores del edificio son una vez más bien resueltos, pero el interés de la obra reside en otra característica e ilustra un aspecto desconocido del talento del arquitecto.

Esta vez, la severidad de la erudición arqueológica da totalmente paso a la imaginación. Como en los capricci de Panini (1691-1765), vistas imaginarias de ruinas de la Antigüedad, o como en las fantasías de su amigo Félix Duban (1797-1870), Hittorff privilegia aquí la creación de una atmósfera. Es más, se convierte en pintor, proponiendo colocar un cortejo de lictores que anuncian la llegada de un magistrado romano, en el centro de la basílica.
Este estudio constituye sin duda una forma de preámbulo, para la realización de una de sus mayores obras, la Iglesia de San Vicente de Paúl en París, cuya opción se inspira directamente de las basílicas paleocristianas. Así mismo, la alzada lateral, con sus dos niveles de columnas y el techo decorado de esta basílica "restituida" anuncian con mucha precisión, este edificio.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter