Félix Duban
La Cosecha

La Cosecha
Félix Duban (1797-1870)
La Cosecha
1859
Acuarela y lápiz negro
Alt. 15; Anch. 27 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

La Moisson [La Cosecha]


Esta escena de la vida cotidiana en un pueblo antiguo reinventada forma parte de estas Composiciones que revelan el temperamento fantasioso e imaginativo de Félix Duban. El arquitecto demuestra aquí sus cualidades de dibujante y su sentido del color. Residente de la Villa Médicis a comienzos de los años 1820, fue uno de los primeros en restituir la policromía de la arquitectura de la Antigüedad, en sus anotaciones y sus reconstituciones.

Duban describe con ligereza las actividades de los campesinos en tiempos de los romanos, mezclando ritos sagrados y trabajos agrícolas. El pequeño templo sobrealzado, cuya decoración interior muestra a un campesino sujetando los brazos de un carro, está dedicado a Ceres, diosa romana de la fertilidad, de la agricultura y de las cosechas. Delante de la entrada, encima de un pedestal, se encuentra una ofrenda de gavillas de trigo.
Cada elemento del dibujo constituye una celebración de las donaciones de la naturaleza. Sobre fondo de acueducto y de montaña, una nítida agua transcurre abundantemente de la boca de un león que decora una fuente. En la derecha, una estatua de rostro sonriente y coronada de laureles, recoge fruta y hortalizas, generosamente llevadas por la tierra. En el segundo plano, numerosos almiares de heno evocan la abundancia.
Duban ha ido muy lejos en los detalles: carro decorado con guirnaldas y cintas, bueyes ornamentados con follaje, timón de arrastre con una pequeña escultura rudimentaria de Ceres sin duda, con su hoz, cabeza de carnero en la parte trasera del carro. Todos estos elementos proporcionan al dibujo el sabor de una escena captada en vivo, verdadera ilustración del poema de Hesíodo: Trabajos y días.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter