Jean-Camille Formigé
Palacio de Bellas Artes

Exposición Universal de 1889, sección transversal del palacio de Bellas Artes, estado definitivo
Jean-Camille Formigé (1845-1926)
Exposición Universal de 1889, sección transversal del palacio de Bellas Artes, estado definitivo
1889
Mina de plomo, pluma y tintas negra y roja, aguada
Alt. 64;8; Anch. 98,4 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski


Proyecto para la Exposición Universal de 1889, decoraciones exteriores de las grandes cúpulas del palacio de Bellas Artes
Proyecto para la Exposición Universal de 1889, motivos de decoración metálica del palacio de Bellas Artes y de las Artes Liberales
Proyecto para la Exposición Universal de 1889, estado definitivo de la elevación del pasillo del porche central que da al jardín del palacio de Bellas Artes

Exposition universelle de 1889, coupe transversale du palais des Beaux-arts, état définitif [Exposición Universal de 1889, sección transversal del palacio de Bellas Artes, estado definitivo]


El concurso de arquitectura para los edificios de la Exposición Universal de 1889 de París, fue lanzado el 3 de mayo de 1886. Participaron ciento siete competidores. Jean-Camille Formigé fue premiado por sus dos palacios gemelos a erigir en el Campo de Marte. El palacio de Bellas Artes y el de las Artes liberales se radican de cada lado de la torre Eiffel, ella también construida para la ocasión.

Formigé imagina una gran nave de hierro coronada en su centro por una cúpula de cincuenta y cuatro metros de altura. En el interior, se acondiciona una planta para recibir salas de exposición. Se accede por una escalera monumental situada debajo de la cúpula, o por escaleras laterales. Este edificio principal está rodeado de galerías, bajo las que se abren cafés y restaurantes.
La decoración policroma constituye el principal atractivo de la construcción. Por encima de las galerías se despliega un friso en terracota que representa genios y que se destaca sobre un fondo de oro. Los pilares de hierro de los pasillos están cubiertos de paneles canelados de terracota, con decoración de hojas de laurel y de roble. Pero los más bellos efectos están reservados a la cúpula cubierta por más de seiscientos modelos de tejas esmaltadas de ínfimos matices de azul y de topacio.
Este proyecto demuestra el entusiasmo de Formigé por las Exposiciones Universales. Once años más tarde, participa además a la de 1900, erigiendo el pabellón real de Rumanía.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter