Louis Boitte
Plaza de la Concordia, proyecto

Proyecto de ordenación de la Plaza de la Concordia en París, secciones de los pórticos del lado de las Tullerías y del lado de los Campos Elíseos, fachadas laterales y principal de un arco y vista de una fuente
Louis Boitte (1830-1906)
Proyecto de ordenación de la Plaza de la Concordia en París, secciones de los pórticos del lado de las Tullerías y del lado de los Campos Elíseos, fachadas laterales y principal de un arco y vista de una fuente
Entre 1852 y 1866
Tinta negra y roja, acuarela sobre papel
Alt. 69,7; Anch. 121, 2 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski


Proyecto de ordenación de la plaza de la Concordia de París, plano general
Proyecto de ordenación de la plaza de la Concordia de París, vista en perspectiva a vuelo de pájaro de la plaza y de los pórticos proyectados

Proyecto de ordenación de la Plaza de la Concordia en París, secciones de los pórticos del lado de las Tullerías y del lado de los Campos Elíseos, fachadas laterales y principal de un arco y vista de una fuente


Este proyecto de Louis Boitte está repleto de ambición; presentado por el joven arquitecto en el Salón de 1866, abarca uno de los lugares más emblemáticos de la capital, entonces centro del París elegante. A mitades del siglo XVIII, la creación de la plaza de la Concordia, destinada a albergar la estatua del Rey, obsequio de la Ciudad de París, había sido el objeto de dos importantes convocatorias. Éstas formaron parte de los primeros grandes concursos parisinos. El arquitecto del Rey, Ange-Jacques Gabriel (1698-1782), fue encargado de llevar a cabo las obras, realizando la síntesis de los proyectos recibidos.
La plaza fue el objeto de nuevas ordenaciones, llevadas a cabo por Hittorff de 1836 a 1840, sometiéndose de nuevo a importantes modificaciones al comienzo del reinado de Napoleón III°. Para mejorar el tránsito, el Emperador quería suprimir los parterres soterrados, diseñados por Gabriel. Hittorff fue encargado de llenar las fosas, a partir de 1852. Realizadas de forma caótica, debido a las indecisiones del Emperador, sin duda debidas a la influencia de Haussmann, favorable al mantenimiento de las fosas, las obras se prolongaron hasta 1854. Aunque rediseñado tal vez posteriormente, este proyecto procede muy probablemente de las reflexiones generadas por la lentitud de la obra.

Louis Boitte imagina una ordenación totalmente nueva, con la creación de dos inmensos pórticos, instalados a ambos lados de las antiguas fosas. El primero se sitúa del lado de los Campos Elíseos y el segundo del lado del jardín de las Tullerías.
El pórtico de los Campos Elíseos está cerrado por dos arcos de triunfo, haciendo eco al de la plaza de l'Étoile. Boitte despeja el emplazamiento de las balaustradas que rodean las fosas, prevé añadir fuentes, pero preserva los pabellones de Gabriel, así como el mobiliario urbano diseñado por Hittorff.
A la vez que respeta la arquitectura edilitaria de esta plaza real, le otorga una nueva monumentalidad, destinada a ensalzar el régimen imperial.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter