Mackay Hugh Baillie Scott
Asiento

Asiento
Mackay Hugh Baillie Scott (1865-1945)
Asiento
Hacia 1905
Madera de peral macizo ennegrecido, moldurado y esculpido, incrustaciones de nácar y de marfil, realces de pintura
Alt. 188; Anch. 66; P. 62 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski


Asiento
Asiento
Asiento
Asiento (detalle)
Asiento (detalle)
Asiento (detalle)

Fauteuil [Asiento]


Este asiento de ceremonia, junto con un segundo ejemplar idéntico también conservado en el museo de Orsay, fue encargado al arquitecto inglés Baillie Scott por Hans Bacmeister, cuando era director en la Ópera de Dresde. El par de asientos estaba destinado a los invitados de marca del teatro.
Cuando deja Dresde por Berlín, para proseguir su actividad teatral, hasta los años 1930, Bacmeister se los lleva con él. Más tarde, su hija, Hella Tulman-Bacmeister, los hereda y se los lleva cuando, ante el crecimiento del nazismo, se instala en París, a finales de los años 1930.

Desde el punto de vista estilístico, esta obra es del mayor interés. Es representativa, por un lado, de las orientaciones de algunas corrientes del Art Nouveau y, por otro, de los intercambios que se establecen entre los grandes centros de este movimiento.
El mobiliario negro era sobre todo una práctica de creadores que se situaban en la obediencia de las Arts and Crafts, como Baillie Scott. También lo reencontramos en personalidades preocupadas por la creación de formas geométricas rectilíneas, que evidencian la arquitectura ortogonal del mueble y las oposiciones de llenos y de vacíos (Charles Rennie Mackintosh en Escocia, Josef Hoffmann y Koloman Moser en Viena).
La herencia del neogótico está muy presente en la ordenación de las columnitas, que dan un perfil ojival a la parte superior, y en la escultura de los paneles laterales. Esta influencia se combina con características del mobiliario diseñado por los maestros de Munich y de Darmstadt (Richard Riemerschmid, Peter Behrens, Joseph Maria Olbrich), a saber los perfiles curvados en la base del mueble, que se endurecen en su impulso vertical, evocando el tronco de un árbol que sale del suelo.
En cuanto al rosetón de nácar que decora el dorso del respaldo, constituye una firma de Baillie Scott, quien la utiliza bajo diversas variaciones en muchos de sus modelos. Figura de mayor relevancia del movimiento Arts and Crafts, Baillie Scott ofrece con este asiento, una ilustración de los intercambios que se establecen entre Gran Bretaña y Alemania, en el giro del siglo.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter