Emile Reiber
Reloj

Reloj
Emile Reiber (1826-1893), Christofle & Cie (activo en París después de 1830)
Reloj
1873
Bronce y cobre patinado, dorado y plateado, esmalte "cloisonné"
Alt. 64,2; Anch. 57,2 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Michèle Bellot


Reloj
Candelabro
Candelabro

Pendule [Reloj]


Contratado por la casa Christofle en 1865, el arquitecto decorador Emile Reiber tuvo la idea de crear una colección de objetos de decoración. La habilidad de los obreros permite a Reiber cumplir sus sueños más extraordinarios, rivalizando de atrevimiento con los fundidores, orfebres, esmaltadores de China, de Japón, de Indias y de Persia.
Esta imponente decoración es la versión más suntuosa de un proyecto de reloj y de candelabros a juego, detenidamente elaborado desde 1869. La mención "reloj japonés", que Reiber precisa en uno de los estudios previos, no puede confundirnos. Forma, decoración y técnica proceden tanto de China y de India, como de Japón. El reloj ha sido adaptado, visiblemente, de una pantalla de mesa china; pero la composición de los candelabros es más sorprendente, tal vez derivada también de fuentes chinas, en particular algunos grabados del palacio de Verano de Pekín; el motivo de los elefantes parece más bien una reducción de las esculturas monumentales indias. ¡Solo los paneles en altura en el dorso de los candelabros – con sus cartuchos sobre fondo de mosaicos, damasquinados y patinados - son efectivamente de espíritu japonés!
Asimismo, desde un punto de vista técnico, la fundición y el cincelado perfectos, las bellas patinas rojas y negras, las finas incrustaciones de oro y de plata, los esmaltes "cloisonnés", son una transcripción muy libre de los modelos orientales.

Sigue todavía sorprendiendo hoy en día, tanta profusión ornamental y virtuosidad de ejecución. Ninguna otra época hubiera podido ofrecer semejante suma de erudición y de fascinación orientales, última manifestación de este afán por los objetos chinos - o japoneses - que ha inspirado a los decoradores occidentales tantas obras maestras, llenas de ingenio y de fantasía.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter