Anónimo
Percha y paragüero

Percha y paragüero con las iniciales y la divisa de Sarah Bernhardt
Anónimo
Percha y paragüero con las iniciales y la divisa de Sarah Bernhardt
Hacia 1880-1890
Hierro forjado
Alt. 197; Anch. 47; P. 48 cm.
© Musée d'Orsay, dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt


Percha y paragüero con las iniciales y la divisa de Sarah Bernhardt
Percha y paragüero con las iniciales y la divisa de Sarah Bernhardt
Percha y paragüero con las iniciales y la divisa de Sarah Bernhardt
Percha y paragüero con las iniciales y la divisa de Sarah Bernhardt

Portemanteau et porte-parapluie aux initiales et à la devise de Sarah Bernhardt [Percha y paragüero con las iniciales y la divisa de Sarah Bernhardt]


Inspirada por el vocabulario decorativo medieval, esta percha, que también tenía la función de paragüero, es un maravilloso ejemplo de la adaptación de las referencias históricas para funciones domésticas.
De un diseño de una rara elegancia, el mueble se compone de dos compartimentos iguales. Se reparten en tres piezas de hierro forjado labrado, que reutilizan los elementos arquitectónicos góticos. Se trata de una versión moderna de adornos con catedral que se multiplican en las artes decorativas en Francia, bajo la Restauración y la Monarquía de Julio.
De hecho, este mueble aparece como una bella obra de transición entre un mobiliario historicista, al que la época sigue todavía sensible, y el Art Nouveau. Le debe mucho a los ensayos de arquitectos y decoradores enamorados del arte gótico, como Viollet-le-Duc, Ruprich-Robert o Eugène Grasset.

La parte superior del mueble, es decir la percha, está sujetada por una varilla de hierro forjado, flanqueada por tres columnas muy finas retorcidas, en las que se encuentra colocado el escudo acuñado con las iniciales y la divisa de Sarah Bernhardt: "Quand même" (Pese a todo). Estas dos palabras, con su poder provocador, indican muy bien la obstinación y la tenacidad de Sarah frente a las adversidades de la vida, ya sea privada o profesional. La manifiesta ubicación de estas inscripciones en el mueble parece, como mínimo, un desvío irónico de las antiguas usanzas de la aristocracia y de la burguesía, en particular en una actriz, ya fuese una de las mujeres más famosas del mundo.

Sin firma, no resulta evidente atribuirle semejante creación a un herrero en particular. El autor de esta pequeña obra maestra del hierro forjado, respondía de todas formas, a la pasión de la Divina por los objetos raros y refinados, así como por las grandes referencias artísticas del pasado.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter