Edmond Lachenal
Taza, juego "Gui"

Taza, juego "Gui"
Edmond Lachenal (1855-1955), Manufacture Keller y Guérin, Lunéville (Meurthe-et-Moselle)
Taza, juego "Gui"
Loza, realces de oro
Alt. 9; Anch. 10,2 cm
© DR - RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / René-Gabrel Ojéda


Taza, juego "Gui"
Taza y platillo, juego "gui"
Taza, platillo y jarro, juego "gui"
Jarra, juego “Muérdago”

Tasse, service "Gui" [Taza, juego "Gui"]


Para el año 1900, la revista parisina Les annales politiques et littéraires decide ofrecer en prima de la suscripción, un juego de mesa, especialmente creado a la intención de sus lectores. Para realizarlo, los responsable de la revista se dirigen al ceramista parisino Edmond Lachenal. Éste disfrutaba de una cierta reputación desde que había presentado, un juego encargado por Sarah Bernhardt, en la Exposición Universal de París de 1889. Lachenal acepta el encargo, a condición que la fabricación esté realizada por las cerámicas Keller y Guérin de Lunéville, con la que colabora desde aproximadamente 1893.
Para beneficiar de esta exclusividad, las personas interesadas deben abonar el importe de 120 francos-oro, que incluye el precio de la suscripción, el pago de la fábrica de cerámicas y el de Lachenal. El precio incluye la posibilidad de hacer imprimir su cifra en las diferentes piezas. El éxito fue tal que al año siguiente Les annales politiques et littéraires renovaron la experiencia con un juego de café de idéntica decoración.

La decoración de estas piezas de loza se obtiene mediante el uso de una plantilla. Los tonos verde pálido y malva, se aplican con un vaporizador con dos compartimentos, que proyectaba los colores ya sea por separado, o juntos. Por otro lado, jugando con la fuerza de proyección, se obtienen tonos que presentan agradables variaciones de intensidad. Por fin, para que le dibujo sea de una gran precisión, Lachenal utiliza plantillas recortadas en papel de estaño que se adhieren perfectamente a las superficies curvas de las diferentes piezas del juego. La destrucción de estas plantillas durante el incendio de la manufactura de Lunéville por las tropas alemanas, a comienzos de la guerra de 1914, interrumpe definitivamente la producción del juego Gui. Gracias a la importante donación Rispal, recibida en 2005, el museo de Orsay ha podido enriquecer sus colecciones con numerosas piezas más de este juego.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter