Morris & Company
Una silla

Una silla
Morris & Company (decoradores en Londres a partir de 1861)
Una silla
Modelo creado hacia 1865
Madera barnizada en negro
Alt. 84,5; Anch. 44,5; P. 41 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Une chaise [Una silla]


Las primicias del estilo moderno, tales y como salen a la luz en la Inglaterra victoriana de los años 1860-1870, pasan por un regreso a los valores artesanales. William Morris da el ejemplo abriendo, a partir de enero de 1861, una firma de decoración, verdadera antena de producción que ofrece los servicios del arquitecto, del decorador y del fabricante. La influencia determinante de Morris depende en particular de su concepción arquitectónica de la decoración moderna: cree rotundamente en el protagonismo esencial de la arquitectura de interior, para crear las condiciones de una vida digna y feliz. Desde los comienzos de la firma, arquitectos y pintores están estrechamente asociados en la elaboración de los elementos de decoración y de mobiliario.

Para las sillas, la gama de las Sussex Chairs, a la que pertenece esta silla, recupera modelos rústicos, ligeros, con asiento de paja, que proceden en parte de ejemplos franceses de comienzos del siglo XIX.
Según lo demuestran todas las apariencias, este modelo fue diseñado por Ford Madox Brown (1821-1893), pintor británico cercano a los prerrafaelitas. Tiene la autoría de nada menos que ocho sillas diferentes para Morris & Company.
En 1865, 1868 y 1878, Edward Burne-Jones compra las Sussex Chairs para sus casas de Kensington y de Fulham. El propio Morris las utiliza en su sala de estar de Kelmscott House. Recomendadas por su precio muy ventajoso y su ligereza, estas sillas simples y prácticas siguieron fabricándose hasta la Primera Guerra mundial.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter