Georges Bastard
Espiga de cebada

Espiga de cebada
Georges Bastard
Espiga de cebada
1911
Eventail brisé
Alt. 21,4; Anch. 38,7 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / René-Gabriel Ojéda

Epis d'orge [Espiga de cebada]


Georges Bastard nació en una familia de largo pasado de artesanos en marquetería: su abuelo Bastard-Lannoy, especialista del trabajo sobre madera preciosa, marfil y demás materiales utilizados para fabricar objetos como dameros o tableros de ajedrez, tuvo un rotundo éxito en la Exposición universal de París en 1867, por un varillaje de abanico, Diana en el baño. Formado en la Escuela de Artes decorativas de París, participa con frecuencia al Salón de los Artistas franceses, a partir de 1902 y se destaca por sus envíos de objetos trabajados en las más delicadas materias, como el nácar, la concha y el marfil. Su producción abunda de cajas, corta papeles, bomboneras, copas y joyas, y deja un significante protagonismo a los abanicos. Como el abanico Espiga de cebada, presentado en el Salón de la Sociedad de los Artistas franceses en 1911.

Con un extremado refinamiento, las espigas finamente esculpidas y grabadas, forman las varillas del abanico, en el que el asta y el nácar incrustado ya no dejan espacio para cualquier tejido. La luz les proporciona un cálido rubio y la materia, sorprendentes brillos.

Alabado por la crítica, este abanico fue adquirido por el Estado en 1912 para el museo del Luxemburgo. Pese a su notable periodo Art Nouveau, Bastard no dejará de ser en los años 1920 y 1930 un personaje de mayor relevancia del Art Déco y de la Unión de los Artistas Modernos.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter