Manufactura de Creil & Montereau
Juego Kioto

Plato de postre, juego Kioto
Manufactura de Creil & Montereau
Plato de postre, juego Kioto
Entre 1878 y 1884
Loza fina, decoración impresa y pintada bajo cubierta, realces de oro
Alt. 21,1; Anch 21,1 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Christian Jean


Plato de postre, juego Kioto
Plato de postre, juego Kioto

Assiette à dessert, service Kioto [Plato de postre, juego Kioto]


No existe mejor ilustración del inmenso éxito del Japonismo en los años 1870-1880 que la multiplicidad de estas aplicaciones al soporte más típicamente burgués de la época: la vajilla de mesa en porcelana o en loza. Ya en 1866, Félix Bracquemond compuso para el marchante-editor Eugène Rousseau, un juego, en loza fina impresa, que desarrollaba libremente motivos florales y animalarios procedentes principalmente de Hokusaï y de Hiroshige. Bracquemond fue sin duda, de este modo, uno de los primeros en introducir el gusto japonista en las artes industriales en Francia.

El afán popular por las japoneserías sigue vivo hasta comienzos de los años 1880. El juego Kioto, fabricado en Creil et Montereau, ofrece todavía hermosas ordenaciones de escenas y de motivos japoneses. Aquí podemos observar en el centro un hombre y dos mujeres, vestidos con el traje tradicional y, en el fondo, la representación de un paisaje que se puede aparentar al monte Fuji. En la izquierda se encuentra un pájaro dibujado en el estilo de las estampas monocromas a la tinta de China, y abajo una mezcla de motivo decorativo y de representación vegetal. Cada elemento está representado en compartimentos imbricados, se trata de la "manera japonesa". Por fin, el laminado simulado de un plato cuadrado de Extremo Oriente, en un plato con contornos, constituye una referencia ilusionista a la manera de la manufactura europea de inspirarse directamente de las artes de Extremo Oriente.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter