Emile Vaudremer
Araña del boa

Araña del boa
Emile Vaudremer (1829-1914), Emmanuel Fremiet (1824-1910)
Araña del boa
Entre 1895 y 1898
Bronce patinado y dorado
Alt. 105 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski


Araña del boa (detalle)
Araña del boa (detalle)
Araña del boa
Araña del boa (detalle)

Lustre au boa [Araña del boa]


La asociación de los nombres de Vaudremer y de Fremiet en esta increíble araña puede sorprender. Arquitecto de la cárcel de la Santé o también del liceo Buffon en París, Vaudremer es un arquitecto exigente y rigoroso. Nada podía hacer sospechar su participación para semejante objeto, aunque se apasione por las artes decorativas.

Sin embargo, la virtuosidad naturalista del resultado de la piel de la boa, las circunvoluciones de la carne, la dexteridad para imbricar estrechamente el animal a la estructura de la araña, no son de sorprender en Fremiet. Sabemos que era excelente en la escultura animalaria, y no es raro encontrar reptiles en su obra.

La araña fue fabricada para la mansión particular de la familia Dervillé, antigua residencia de Sarah Bernhardt situada rue Fortuny en París. La hipótesis más verosímil quiere que haya sido primero encargado a Vaudremer, Fremiet llegando posteriormente para completarlo, dando paso libremente a su inspiración humorística. La diferencia de color y de patina de los bronces parece, además, confirmar esta idea. No obstante, hasta la fecha, desconocemos como se implementó el proceso creativo que finalizó con un objeto tan sobrecogedor.

La araña hace eco a la fantasía de las demás creaciones de Fremiet para la mansión de los Dervillé. Los títulos dados a algunas de entre ellas bastan para demostrar su originalidad: La Rana implorando la lluvia, los Simios con burbujas de jabón, el Pelicano gastrónomo, el Oso polar chafado por el calor del calorífero, o también ambas pequeñas estatuas Ravachol y Chauchard. En el contexto de estas obras privadas, el escultor deja libremente paso a cierto sentido de lo fantástico, muy alejado, por ejemplo, de sus obras para los encargos oficiales.
Sin duda la boa, la manzana y las máscaras están relacionadas a alguna alusión o broma que todavía desconocemos. Pero esta araña demuestra la energía creadora de Fremiet en el ámbito de la decoración, y su originalidad.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter