Maison F. Barbedienne
Espejo monumental

Espejo monumental
Maison F. Barbedienne (a partir de 1858), Constat Sévin (1821-1888), Albert-Ernest Carrier-Belleuse (1824-1887)
Espejo monumental
1878 (modelo creado en 1867)
Bronce cincelado y dorado, vidrio
Alt. 193; Anch. 157; P. 12 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski


Espejo monumental (detalle)
Espejo monumental (detalle)
Espejo monumental (detalle)
Espejo monumental (detalle)
Espejo monumental (detalle)
Espejo monumental (detalle)

Miroir monumental [Espejo monumental]


Difícilmente se puede concebir una demostración de mayor elocuencia de la alianza entre el Arte y la Industria, preconizada bajo el Segundo Imperio, que la que nos proporciona este suntuoso espejo. El ornamentista, el escultor, el fundidor y el cincelador han combinado todo su talento y toda su virtuosidad, para crear esta obra maestra.
Tres de los más prestigiosos nombres de las artes, por aquel entonces llamadas "industriales" de la segunda mitad del siglo XIX, están asociados en esta realización: Ferdinand Barbedienne (1810-1892), fundidor y director de la más importante manufactura de bronces de arte de París; Albert Ernest Carrier-Belleuse, escultor-decorador sorprendentemente prolífico; Constant Sévin, escultor-ornamentista indisociable del notable éxito de Barbedienne.

Este espejo monumental fue diseñado por Sévin y Carrier-Belleuse para el estand Barbedienne de la Exposición Universal de 1867. La primera versión pertenece hoy al Bowes Museum, de Barnard Castle. Este segundo modelo, fabricado en 1878 es totalmente dorado y de un cincelado más fino.

Aquí el escultor ornamentista y el "creador de bronces" del Segundo Imperio, rivalizan con los orfebres de los siglos pasados. Reanudan brillantemente con la tradición de los grandes muebles de plata, fabricados en París o en Augsburgo, en el siglo XVII y a comienzos del siglo XVIII. Pero el repertorio de ornamentos utilizado, Venus y las ninfas, putti, mascarones, cabezas de león, guirnaldas de fruta, roleos y cartelas recortadas, es típico del Renacimiento francés, en el estilo de la Escuela de Fontainebleau.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter