Charles-Guillaume Diehl
Mesa de labores

Mesa de labores
Charles-Guillaume Diehl (1811-1885)
Mesa de labores
Entre 1878 y 1885
Pies de madera de acerolo, marquetería de diversas maderas, bronces patinados y pintados, tejido y acolchonados, espejo, cobre
Alt. 75; Anch. 43 cm.
© Musée d'Orsay, dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt


Mesa de labores
Mesa de labores
Mesa de labores
Mesa de labores
Mesa de labores
Mesa de labores
Mesa de labores
Mesa de labores

Table à ouvrage [Mesa de labores]


De origen germánico, como gran número de ebanistas "franceses" desde el siglo XVIII, Charles-Guillaume Diehl se instala en París, en 1840 donde desarrolla su actividad con gran éxito en la ebanistería de arte y los artículos de marquetería. Esta mesa se debe situar entre ambos campos de excelencia de Diehl. Resulta, en efecto, difícil afirmar que esta mesa estuviera destinada a "labores" ya que la tapa del estuche está cubierta por un espejo. Tal vez se trate de un mueble de coquetería, donde colocar lazos y adornos. Sin embargo, el fondo acolchonado puede ser utilizado para pinchar las agujas y recuperarlas más fácilmente.

La composición y el estilo del mueble anticipan algunas creaciones del Art Nouveau. Los cinco costados curvilíneos de la cesta están decorados con paneles de marquetería de madera de diferentes esencias, que ofrecen ramos de flores y hojas en las que revolotean libélulas y mariposas, formadas con una infinita delicadeza y un dominio total. La tapa reutiliza este mismo repertorio naturalista y vegetal, dejando desarrollarse los pétalos y las hojas de una opulenta flor.
Con tres tortugas marcando su base, los tres pies revelan en ambas extremidades ornamentos de bronce, estos también tratados de manera naturalista: flores, follajes e insectos, cuyo verismo está acentuado por la coloración de los bronces, que proporciona sorprendentes efectos de trampantojo.

Muy alejada de los cánones estéticos dominantes de esta época, de las artes decorativas, la estética de esta mesita fue relativamente revolucionaria en 1878. Las inspiraciones en fuentes iconográficas, tan preciadas por el japonismo y el uso de un repertorio vegetal y floral, que luego se desarrollará en el Art Nouveau, logran que este mueble sea una expresión magistral de la transición estética de los años 1870-1880.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter