Auguste Jean
Jarrón trípode con decoración esmaltada

Jarrón trípode con decoración esmaltada
Auguste Jean (hacia 1830-1835 – activo hasta 1904)
Jarrón trípode con decoración esmaltada
Hacia 1880-1890
Vidrio translucido lila, aplicaciones de vidrio translucido metalizado lila, decoración pintada de esmaltes opacos y metalizados oro
Alt. 20,1; Anch. 14,6; P. 16,1 cm.
© Musée d'Orsay, dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt

Vase tripode à décor émaillé [Jarrón trípode con decoración esmaltada]


Auguste Jean nació en París, sin duda entre 1830 y 1835, ya que funda su taller hacia 1859. Hijo de ceramista, empieza a ser conocido a partir de 1860 como ceramista y decorador de lozas finas antes de orientarse hacia la cristalería de arte.
Sus vidrios se hacen notar por primera vez en la Exposición Universal de París de 1878 donde recibió una medalla de bronce. Propone piezas de vidrio coloreado de forma clásica, pero complicada por salientes y relieves, obtenidos mediante un trabajo de la masa vítrea con la pinza, en caliente, lo que se convertirá en su marca distintiva.

Este jarrón trípode con decoración esmaltada es característico de las creaciones de Auguste Jean. Al igual que las " lágrimas" que caen del cuello, los lados ondulantes que se desarrollan a partir de los tres pies están constituidos por vidrio añadido. Se unen en su parte superior con lenguas de vidrio, estiradas por el artista desde el borde del jarrón.
La oposición entre estas formas atormentadas, que conservan una especie de energía viva, y la decoración de estilo japonés, de colores dócilmente armonizados y minuciosamente aplicados en las superficies que se han quedado lisas, constituye uno de los encantos de esta obra.
Deseoso de innovación, Auguste Jean registra varias patentes de invención que pretenden proporcionar una decoración o reflejos metalizados primero a la cerámica y más tarde al vidrio. Semejantes efectos son apreciables aquí en las sinuosidades de las tres partes laterales y en las deformaciones del borde.

Incansable inventor, Auguste Jean ha abierto caminos que, gracias a la libertad y al ingenio de estas formas exuberantes, aún son recorridos por los cristaleros contemporáneos.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter