Armand Rassenfosse
El Enemigo

El Enemigo, ilustración para el poema de Charles Baudelaire
Armand Rassenfosse (1862-1934)
El Enemigo, ilustración para el poema de Charles Baudelaire
Hacia 1899
Tinta de China, lápiz, pastel y realces de acuarela sobre papel vitela
Alt. 11,5; Anch. 17 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Michèle Bellot

L'Ennemi [El Enemigo], ilustración para el poema de Charles Baudelaire


Este dibujo es una obra preparatoria para un grabado destinado a ser publicado en una edición de 1899 de las Flores del mal de Baudelaire (1821-1867). El editor se había dirigido en primer lugar a Edvard Munch, y luego se echa atrás para confiar la ilustración del libro a Rassenfosse que, como muchos artistas simbolistas belgas, estaba muy marcado por la obra del escritor francés. Para el poema X de "Spleen e Ideal", imagina esta escena de atormentada y tétrica inspiración, característica de su producción de la época.

El poema es una meditación sobre el tiempo, la muerte, la impotencia creadora relacionada con la vejez, temas específicamente baudelairianos. Presenta sin embargo una rara particularidad en sus escritos, el paradigma del jardín del Edén, demasiado empobrecido para alimentar las flores con una nueva poesía. Rassenfosse opta por desatender esta metáfora y dedicarse sólo al último terceto:
−¡Oh, dolor! ¡Oh, dolor! ¡El Tiempo devora la vida,
Y el oscuro Enemigo que nos roe el corazón,
Con la sangre que perdemos, crece y se fortifica!

Violento y macabro, este dibujo representa al "oscuro Enemigo", bajo los rasgos de un esqueleto arrastrando a su víctima hacia una noche definitiva. Esta tétrica estética recuerda sin duda las obras de otro simbolista belga, Félicien Rops (1833-1898). Alegoría de una condición humana desesperada más que verdadera ilustración del poema de Baudelaire, la visión de Rassenfosse conserva, sin embargo, una fuerza singular.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter