Gustave Courbet
La lectora dormida

La lectora dormida
Gustave Courbet (1819-1877)
La lectora dormida
1849
Carboncillo, difuminado sobre papel
Alt. 47; Anch. 30 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Michèle Bellot

La liseuse endormie [La lectora dormida]


El modelo que ha inspirado este hermoso folio tal vez sea Virginie Binet, quien comparte entonces la vida de Courbet desde varios años. Un perfil femenino casi idéntico se encuentra presentado en un medallón en yeso, colgado en el muro del Taller del pintor. Pero esta identificación, a menudo reutilizada, no es lo principal de este carboncillo que muestra cuanto esta técnica conviene a la traducción de la estética pictórica de Courbet en el mundo gráfico.

Como pintor, el artista hace hincapié en la riqueza de los valores y de los contrastes de los volúmenes. Reutiliza la pose ya vista en uno de sus cuadros contemporáneos, la rembranesca Rubia dormida (Detroit. The Detroit Institute of Arts). El desnudo y la lectora comparten el abandono sugerente del sueño, pero la segunda añade a esta temática, apreciada por Courbet, aquella de la actividad interrumpida o del desvío de la conducta. La presencia de un libro abierto, puede inducir un estado de sueño provocado por el tema de la lectura. Pero en lugar de un inocente sueño infantil, esta Lectora sugiere virtudes imaginativas menos confesables. El vestido desabrochado y la blusa en desorden de la joven mujer evocan más bien la prolongación de la evasión literaria, mediante el sueño erótico.

Reseña Courbet




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter