Julien-Adolphe Duvocelle
Cráneo con ojos exorbitados

Cráneo con ojos exorbitados (detalle)
Julien-Adolphe Duvocelle (1873-1961)
Cráneo con ojos exorbitados (detalle)
Lápiz y carboncillo
Alt. 36; Anch. 25 cm.
© DR - RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Jean-Gilles Berizzi


Cráneo con ojos exorbitados

Crâne aux yeux exorbités [Cráneo con ojos exorbitados]


Esta obra pertenece a la vena macabra del artista. Parece poco conforme con los propósitos moralizadores y religiosos de los memento mori. Con esta locución latina que significa "Recuerda que vas a morir" se designan a las presentaciones tradicionales de esqueletos que deben despertar en el espectador una meditación sobre la fragilidad de la existencia humana.

Sabemos que durante su formación en Bellas Artes, Julien-Adolphe Duvocelle fue alumno de Bonnat, pintor académico famoso por sus retratos, de los que se conservan varios en el museo de Orsay. La lectura de los catálogos de los Salones de artistas franceses, donde Duvocelle exponía regularmente entre 1897 y 1927, nos indica que se dedica esencialmente, él también, al género del retrato, y en particular a los retratos de mujeres. En la Exposición Universal de 1900, obtuvo una medalla de bronce con el Retrato de mi madre .

El rictus socarrón y los ojos exorbitados del cráneo que se asoma, las manos como agarradas al borde de una mortaja, evocan un simbolismo tétrico exacerbado y casi provocador. Esta impresión destaca todavía más por el marco, que juega con la alineación de los huesos como en los decorados de las catacumbas. Pensamos, sin que se pueda comparar la obra directamente, en las esqueléticas brujas haciendo muecas de Goya o de Ensor.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter