Paul Signac
Mujeres en el pozo

Mujeres en el pozo
Paul Signac (1863-1935)
Mujeres en el pozo
1892
Óleo sobre lienzo
Alt. 195; Anch. 131 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Mujeres en el pozo


Tras la muerte de Seurat, en 1891, Signac prosigue su obra de pintor y de teórico del grupo neoimpresionista. En 1892, decide huir de París para ir a Saint-Tropez, donde residirá hasta 1913. Tras haber realizado varios formatos pequeños dedicados al puerto de Saint-Tropez durante el verano, Signac emprende el siguiente año una gran composición, En el tiempo de armonía, alegoría de la sociedad ideal e ilustración de la alegría de vivir. En uno de los primeros bocetos para este cuadro, figuran dos mujeres ocupadas en extraer agua de un pozo. Signac decide aislar a estos dos personajes y dedicarles un cuadro. Todos los elementos del paisaje en el que se sitúa la escena existen en Saint-Tropez: la colina dominada por la Ciudadela, el mar y el muelle del puerto, las colinas de los Moros y las estribaciones del Estérel, pero el pintor los sintetiza a su gusto, creando un nuevo paisaje en su lienzo tras varios estudios preparatorios. Mediante el uso de tonalidades estridentes, Signac intenta dar la impresión de que es la propia pintura la que genera la luz.

El cuadro se expuso en el Salón de los Independientes de 1893, con el título de Jóvenes provenzales en el pozo (decoración para un panel en la penumbra). El subtítulo elegido por Signac confirma el punto de vista del crítico Félix Fénéon quien vio en la obra del pintor "un arte con gran desarrollo decorativo, que sacrifica la anécdota al arabesco, la nomenclatura a la síntesis".


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter