Maurice Denis
Homenaje a Cézanne

Homenaje a Cézanne
Maurice Denis (1870-1943)
Homenaje a Cézanne
1900
Óleo sobre lienzo
Alt. 1,8; Anch. 2,4 m.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski


Homenaje a Cézanne

Hommage à Cézanne [Homenaje a Cézanne]


Este cuadro tiene la relevancia de un manifiesto. En la tienda del mercante de cuadros, Ambroise Vollard, Maurice Denis reúne unos cuantos amigos y críticos, para celebrar a Paul Cézanne, representado por el bodegón colocado encima del caballete. Este cuadro, Frutero, copa y manzanas había pertenecido a Paul Gauguin, que también se alude entre los ejemplos tutelares a los que rinde homenaje a Denis. Se distingue en efecto, en el plano de fondo, un cuadro de Gauguin y otro de Renoir. Odilon Redon está homenajeado: representado en el primer plano, en la extremidad izquierda, es hacia él que se giran casi todas las miradas. Escucha Paul Sérusier situado enfrente de él. De izquierda a derecha, también reconocemos a Edouard Vuillard, al crítico André Mellerio cubierto con un sombrero de copa, a Vollard detrás del caballete, a Maurice Denis, Paul Ranson, Ker-Xavier Roussel, Pierre Bonnard fumando la pipa, y por fin a Marthe Denis, la joven esposa del pintor. Es parte de la generación Nabis que se encuentra aquí reunida, en una composición que se sitúa en la continuidad de los homenajes de Fantin-Latour, en particular Un taller en las Batignolles del museo de Orsay.
Cuando Maurice Denis presenta su obra en 1901 en París y en Bruselas, la reacción es a veces hostil. El pintor hace referencia en su Diario a "este cuadro, ante el que el público todavía está riendo". El escritor y amigo de Denis, André Gide se ofrece en seguida para adquirirlo. Tan sólo se separa del cuadro en 1928, cuando lo regala al museo del Luxemburgo.


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter