Gustave Doré
El Enigma

El Enigma
Gustave Doré (1832-1883)
El Enigma
1871
Óleo sobre lienzo
Alt. 130; Anch. 195,5 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Jean Schormans

L'Enigme [El Enigma]


Para Gustave Doré, nacido en Estrasburgo, la derrota de Francia frente a Prusia, en 1870, con en consecuencia la pérdida de Alsacia y Lorena, representa una profunda fuente de aflicción. Justo después del final de la guerra, realiza tres obras monumentales, El Enigma, El Águila negra y La defensa de París, todas en tonos grisáceos, presentadas bajo el título general Recuerdos de 1870, durante la venta póstuma del taller del artista, en 1884.

De los tres lienzos, El Enigma es indudablemente el más trágico. En la cima de una colina cubierta de cuerpos, se destaca una esfinge, mítico monstruo de cuerpo de león y de cabeza humana. En la lejanía, humaredas de incendios se erigen en un París abrasado por los cañones enemigos. Bajo el cielo oscuro, una mujer alada, tal vez la encarnación de Francia, parece implorar la esfinge. Ésta parece llena de compasión, más cerca de la esfinge de la religión egipcia, guardiana del mundo subterráneo, que del monstruo que se cruza Edipo, en la mitología griega.

Mediante esta imagen de la guerra de 1870, Doré vuelve a las visiones apocalípticas de sus ilustraciones para El Infierno de Dante (1861). Más que la derrota, quiere sin duda significar el fin de un mundo. Según el catálogo de venta del taller del artista, en 1885, Doré se habría inspirado para esta composición de dos versos de Victor Hugo procedentes del poema "Al Arco de Triunfo"  ( Voces interiores -, 1837):
"¡O espectáculo! ¡Así muere lo que los pueblos hacen!
¡Como semejante pasado es para el alma un profundo abismo!"


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter