Narcisse Diaz de la Peña
Las alturas del Jean de París

Las alturas del Jean de París
Narcisse Diaz de la Peña (1807-1876)
Las alturas del Jean de París
1867
Óleo sobre lienzo
Alt. 84; Anch. 106 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Les Hauteurs du Jean de París [Las alturas del Jean de París]


Francés de origen español, Narciso Díaz de la Peña trabaja durante un tiempo en una fábrica de porcelana, antes de dedicarse por completo a la pintura. A partir de su primera muestra en el salón, en 1831, tuvo un notable éxito gracias a sus escenas galantes con mucha fantasía. Pese al éxito de sus ninfas, muy pronto le atrae el paisaje y se une a sus amigos Jules Dupré y Théodore Rousseau en Barbizon. Acude con frecuencia al bosque de Fontainebleau, donde se destaca captando los efectos de luz en los follajes y las malezas, con una pincelada alada y el empleo de colores al estado puro.

Las alturas del Jean de París (pedanía del puerto de montaña de Apremont) forman un acertado ejemplo de sus talentos de colorista: Sus colores iluminados con vivacidad por el sol poniente, emergen de un primer plano clásicamente oscuro. Mediante el efecto de un extraño enfoque, el manojo arbolado que culmina las Alturas opone la vivacidad de sus follajes a un cielo de tormenta emplomado, uniformemente. En la entrada del camino, el sol parece concentrarse en una mancha clara; más allá, de nuevo está la oscuridad casi total, donde se distingue, entre las rocas musgosas, la silueta de una mujer que acarrea gavillas. Algunos reprocharon al artista sus facilidades y a este lienzo su aspecto un poco teatral, pero su técnica obviamente admirada por sus contemporáneos, pasó por influenciar a Monticelli o a Renoir, que también asesoró.


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter