Paul Ranson
Lustral

Lustral
Paul Ranson (1861-1909)
Lustral
1891
Témpera sobre lienzo
Alt. 35,5; Anch. 24,3 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) /Gérard Blot

Lustral


Paul Ranson, que pertenece al grupo de los Nabis, ha desarrollado un estilo original, con resonancias simbolistas y esotéricas. En 1891, realiza dos versiones de Lustral, incluida esta, que perteneció a su amigo Maurice Denis.

Excepto su enigmático título, esta obra entra en la categoría de las escenas de género. Podemos contemplar un desnudo femenino, ocupado en su aseo. A sus pies están colocados una esponja y un jabón, encima de una alfombra, junto con un jarro de cerámica decorada. Ranson multiplica los detalles, proporcionando a esta escena un sentido más simbólico; el tejido que se despliega como una serpiente por encima de la bañista, la presencia de la fuente de cuello de cisne, con su barreño en forma de concha o también la flor abierta en el muro, nos incitan a una lectura más erótica. Las abluciones a las que se entrega esta mujer joven son aquellas de la purificación, lo que confirma por otro lado el título de la obra. El término lustral hace referencia, más allá del esoterismo, a la mística medieval: el agua lustral es un agua que supuestamente purifica las almas y aleja los demonios. Todavía se utiliza para los bautizos.

Ranson nos invita a asistir, casi por allanamiento, a este aseo íntimo. La gama cromática está reducida a una paleta de verdes y de azules que evocan la noche. En este fondo oscuro, el cuerpo ámbar anaranjado de la joven mujer resalta de manera insistente. El pintor, apasionado de arte decorativo, enmarca su personaje en arabescos y motivos florales. El aplastamiento voluntario de las formas y el tratamiento simplificado del color, explican el apodo que se le dio al pintor, "El Nabi más japonizante que el Nabi japonista", aludiendo a Bonnard.


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter