Max Klinger
Casandra

Casandra
Max Klinger (1857-1920)
Casandra
Hacia 1893
Busto de bronce
Alt. 59,5; Anch. 32; P. 35 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Thierry Ollivier

Cassandre [Casandra]


En la mitología antigua, Casandra era una princesa troyana que recibió de Apolo el don de la profecía. Pero el dios, ofendido porque ella rechazó sus proposiciones, la condena a que nadie crea jamás en sus pronósticos. De modo que nadie le escucha cuando predice el incendio y la caída de Troya, oponiéndose ésta en vano a la entrada del famoso caballo en la ciudad. Para sugerir dicha predicción, y tal vez la angustia generada por sus visiones, Max Klinger ha incrustado en el rostro de bronce oscuro, ojos en cornalina, una piedra color fuego.
Una primera versión de esta escultura fue realizada en mármol, al que se añadió un drapeado de alabastro claro, ojos de ámbar amarillo y un zócalo en mármol rojo. Luego se pintaron en el mármol los detalles del rostro. Esta versión en bronce produce un efecto más impresionante, más mórbido. Existen varias versiones, con o sin brazos.

Casandra es una obra típica del simbolismo, movimiento artístico nacido en los años 1880 y que se propagó por toda Europa y del que Klinger fue uno de los principales representantes en Alemania. Explora con mucha dedicación el tema de la mujer fatal, adopta materiales y técnicas insólitas; le gustan las obras fragmentarias, con recortes irregulares que producen un extraño efecto.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter