Jean-Baptiste Carpeaux
Eugénie Fiocre

Eugénie Fiocre
Jean-Baptiste Carpeaux (1827-1875)
Eugénie Fiocre
Hacia 1869
Busto de yeso
Alt. 83; Anch. 51; P. 37 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Eugénie Fiocre


El encantador rostro y la pinta traviesa con nariz respingona de Eugénie Fiocre, bailarina de la Ópera, se encuentran particularmente realzados por el escultor Jean-Baptiste Carpeaux. En la misma época, la bailarina posa también para los pintores Edgar Degas y Winterhalter. El sentido psicológico de Carpeaux, la finura que demuestra descubriendo una personalidad, se observan en numerosos bustos que ha esculpido, tomando como modelos amigos o contemporáneos.

Fiel a la naturaleza, intenta infundir el estremecimiento de la vida a sus retratos. Sus rostros, el realismo de los peinados y la libertad de ejecución del movimiento, están lejos de los retratos estáticos y fríos, de las corrientes de la época. Este yeso de 1869 reanuda con la tradición del siglo XVIII, por la preocupación de la presencia y del efecto decorativo. El gran drapeado, los hombros desnudos de la joven mujer, la rosa entre sus senos, la cabecita inclinada por encima de un cuello largo y delgado, todo contribuye para devolverle su elegancia y su encanto.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter