David d'Angers
Johann Wolfgang von Goethe

Johann Wolfgang von Goethe
David d'Angers (1788-1856)
Johann Wolfgang von Goethe
Entre 1829 y 1831
Cabeza colosal de yeso
Alt. 83; L. 58; P. 51 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Johann Wolfgang von Goethe


Junto con Rude y Préault, David forma parte de la triada que domina toda la primera mitad del siglo XIX, para la escultura romántica. Ante todo fue el gran teórico del alcance moral de la escultura y el glorificador del culto rendido a los grandes hombres. Escultor reservado, a distancia de las mundanidades artísticas, fue no obstante uno de los artistas con las relaciones más internacionales: fue a visitar a Goethe en Weimar y realizó entonces su busto en 1829.

Grabar el recuerdo de los grandes hombres, ver en esta materialización de la memoria el protagonismo divino de la escultura y el sacerdocio del artista, sostiene toda la obra de David. Esta fascinación por el retrato y por "el hombre interior" es una obsesión para el escultor: él mismo habla hasta de fanatismo. Concentrando toda su atención en el rostro del relevante filósofo alemán, restablece toda la expresión a los elementos esenciales de la personalidad; aquí desatiende el gesto y la indumentaria, para llevar su atención a la cabeza que "sola, brilla como una estrella", y opone los profundos surcos de la frente al inmenso cráneo de acentuadas proporciones. David estaba apasionado como todos los retratistas de esta época, por la frenología; esta ciencia que pretendía en el siglo XIX determinar el carácter del individuo a partir de la forma de su cráneo. De modo que intenta alcanzar la "luz del cerebro del hombre... antorcha eterna que alumbra las más remotas edades; esto es la idea convertida en palpable por la forma, que quiero que exprese el artista en su obra. Esto es la escritura de la inmortalidad".

En este espíritu, elaboró, mediante sus medallones y sus bustos, un verdadero panorama de los grandes personajes del mundo intelectual. En total son más de 500 medallones que han llegado hasta nosotros.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter