Leonardo Bistolfi
La cuna

La cuna
Leonardo Bistolfi (1859-1933)
La cuna
1906
Relieve de yeso
Alt. 43,1; Anch. 40; P. 2 cm.
© DR - RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Le berceau [La cuna]


Atraído hacia el simbolismo colorido por la espiritualidad, Bistolfi dedica parte importante de su actividad a la creación de monumentos funerarios que expresan la angustia de la muerte y el enigma del más allá, por lo que se le califica de "escultor del Dolor".

La cuna es uno de estos relieves que ornan el Monumento conmemorativo de la batalla de Madonna di Campagna (1706), encargado a Bistolfi para el lugar del combate, inaugurado en 1906, y destruido por completo durante la Segunda guerra mundial.

Este elemento, no obstante, está tratado de una manera muy distinta respecto a los demás relieves del monumento: El sepulturero, Las siembras, La cosecha presentan un realismo social comparable al de Meunier. Sin embargo, aquí, Bistolfi explota un concepto conciso y con pocas palabras, del relieve, que evoca de un cierto modo, el ambiente de la Secesión Vienesa. Los planos ya no aluden sino que delimitan con nitidez los cuerpos, ya no están ahogados por las sombras, sino sólidamente construidos, y conllevan una sensibilidad contenida. Destacándose de la fugacidad de las expresiones, de la exploración del sueño y del imaginario, el artista adopta un tratamiento más sumario de las formas, lo que apoya una expresión poética de la interioridad.

La escultura italiana está muy poco representada en las colecciones del museo de Orsay, que tan sólo posee como esculturas relevantes, dos obras de Medardo Rosso y el fondo Bugatti. La adquisición de este relieve permitió introducir en la colección una vertiente de la creación artística italiana, en torno a 1900.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter