James Pradier
Safo

Safo
James Pradier (1790-1852)
Safo
1852
Estatua en mármol
Alt. 117; Anch. 70; P. 120 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / DR


Safo

Sapho [Safo]


Conocido y apreciado desde 1820, Pradier recibió encargos de todos los regímenes: la Restauración y la Monarquía de Julio le permitieron ejecutar importantes obras, en particular para la Cámara de diputados en 1830, para la plaza de la Concordia en 1836, o el Frontón del Luxemburgo en 1840. La figura femenina es el tema central de su obra.

No obstante, no se puede reducir su estilo a la simple introducción de un amable sensualismo en el repertorio que se inspira de la Antigüedad: el doloroso drama contenido y sordamente palpitante de Safo (1852) lo confirma de un modo ejemplar. Pese a que la figura combine la nobleza del mármol y la dignidad del tema, la nitidez de la construcción, el carácter farruco del gesto, la intensidad meditativa de la expresión, le proporcionan de repente una presencia e intensa interioridad: la poetisa de la Antigüedad, Safo, desesperada, piensa en suicidarse.

Todo muestra aquí que Pradier sigue siendo un artista ambivalente, con múltiples talentos: Reconocido muy pronto por la Academia, no duda en explorar las vías del romanticismo, como en este tema procedente de la literatura. Estuvo estrechamente ligado con Victor Hugo y en varias ocasiones obtuvo públicamente su apoyo. Safo estaba mostrada en el Salón, en 1852, cuando el escultor murió de repente: se cubrió entonces con un velo negro, y se atribuyó al artista la medalla de honor de la exposición a título póstumo.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter