Antoine-Louis Barye
León sentado

León sentado
Antoine-Louis Barye (1795-1875)
León sentado
1847
Modelo de yeso
Alt.200; Anch.85 cm.; P.186 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Gérard Blot / Christian Jean


León sentado
León sentado

Lion assis [León sentado]


En 1846, Luís Felipe encarga el León con serpiente a Barye para emparejarla con una estatua del jardín de las Tuileries. Ambas obras seguirán en esta ubicación durante más de veinte años. En 1867, el León sentado fue colocado en la entrada de la taquilla del emperador, en el muelle de las Tuileries, donde todavía lo podemos ver en la actualidad.

Desde la Antigüedad, el león siempre ha sido el símbolo de la potencia majestuosa. Aquí, se admira la imponente estatura, la belleza real, la factura simple y magistral. Al contrario de lo que acostumbraba, Barye plasma su león en una monumental inmovilidad. La iconografía de los animales de Barye contrasta tan violentamente con las costumbres visuales de los espectadores del siglo XIX que este león, pese a su poca agresividad, se representará a veces como una fiera de aspecto salvaje y amenazador. En un dibujo del famoso caricaturista Cham, vemos a un pasajero del ómnibus de las Tuileries "despertándose de repente cara a cara con el león de Barye", transformado en una bestia rugiente, con melena hirsuta.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter