Benjamin Spence
El murmuro del Ángel

El murmuro del Ángel
Benjamin Spence (1822-1866)
El murmuro del Ángel
Hacia 1857
Grupo en mármol
Alt. 68; Anch. 72; P. 63 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski


El murmuro del Ángel
El murmuro del Ángel
El murmuro del Ángel

Le murmure de l'Ange [El murmuro del Ángel]


El murmuro del Ángel fue esculpido a partir de un poema Samuel Lover, que cuenta esta creencia irlandesa: cuando un bebé sonríe durmiendo, es que está hablando con un ángel.
El escultor Spence es un émulo del neo-clasicismo: vive y trabaja en Roma, con el mayor escultor inglés de la época, John Gibson. Utiliza su tratamiento de los cuerpos y de los volúmenes definidos con precisión, que la luz envuelve sin encontrar asperidades. Pero matiza los aspectos rígidos de su maestro, con un afán por una cierta sentimentalidad, y extrae fácilmente sus temas, no de la mitología griega, sino de Shakespeare, de la literatura romántica inglesa, como aquí, o de la Biblia.

El grupo hace de hincapié los juegos de curvas y de contra curvas: el ángel se inclina con un movimiento muy flexible. La serie de pliegues, el suave arrugado de la cama del niño, subrayan delicadamente las carnes modeladas con matices. El conjunto está marcado con discreción en algunos puntos, como el cabello del ángel, cuyas mechas y corona de flores, están particularmente trabajadas.

Fue en Italia que un importante mercante de Liverpool encargó la obra, que mostrará, entre otras esculturas, en una galería construida para esta ocasión.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter