Auguste Rodin
Ugolin

Ugolin
Auguste Rodin (1840-1917)
Ugolin
Entre 1882 y 1906
Grupo unido de yeso
Alt. 139,2; Anch. 173; P. 278,6 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski


Ugolin
Ugolin
Ugolin
Ugolin
Ugolin
Ugolin (detalle)
Ugolin (detalle)
Ugolin (detalle)
Ugolin (detalle)

Ugolin


Decía Rodin que La Divina Comedia nunca le abandonaba: siempre llevaba un ejemplar encima, en el bolsillo. Aquí ilustra uno de los episodios más oscuros del inmenso poema de Dante. El Conde Ugolin, tapiado con sus hijos en la cárcel que debe convertirse en su tumba, les ve morir y después, empujado por el hambre, se alimenta de sus carnes antes de perecer él también.
Ugolin vaga despojado de toda dignidad humana, reducido al estado de bestia. "Flaco, demacrado, con las costillas salientes bajo la piel, (…), la boca vacía y el labio blando, del que parece caer (…) una baba de fiera hambrienta, se arrastra como una hiena que ha desenterrado carroñas sobre los cuerpos volcados de sus hijos, cuyos brazos y piernas inertes, cuelgan aquí y allá en el abismo" (Octave Mirbeau).

La figura construida entorno a un vacío central, el modelado torturado, los cuerpos desarticulados de los niños, la deformación de los miembros, todo intensifica la expresión morbosa y dramática. La composición presenta además los inicios del proceso de montaje que Rodin iba a sistematizar después: los cuerpos desnudos, trabajados y moldeados aparte, son ensamblados después, unidos posteriormente con tejidos drapeados y luego cubiertos de yeso.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter