Eugène Cuvelier
Liebre muerta con dientes de ajo

Bodegón con liebre y dientes de ajo
Eugène Cuvelier (1837-1900)
Bodegón con liebre y dientes de ajo
Hacia 1860
Revelado sobre papel salado a partir de un negativo papel
Alt. 25; Anch. 14,5 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Patrice Schmidt

Nature morte au lièvre et gousses d'ail [Bodegón con liebre y dientes de ajo]


El padre de Eugène Cuvelier, Adalbert Cuvelier (1812-1871), también fotógrafo aficionado, explica en 1854 en un artículo de la revista La Lumière las cualidades necesarias en un buen fotógrafo. Debe, según él, tener el sentimiento de la pintura, del efecto y de la composición y, si es posible, seguir los consejos de un gran pintor.
Eugène ha aplicado visiblemente estos preceptos en sus paisajes, por otro lado muy apreciados por Jean-François Millet, y en sus bodegones de los que tan solo conocemos unos pocos ejemplos. A finales de los años 1850, emplea de nuevo el proceso del negativo papel, finalizado dos décadas antes y considerado por aquel entonces como superado. Pero esta técnica ofrece la ventaja de ser ligera, cómoda y de permitir un efecto pictórico, gracias a la difusión de la imagen en las fibras del papel.
Delante de esta liebre muerta rodeada de algunos dientes de ajo, composición toda de interioridad y de silencio, cómo no pensar en Chardin, que dedicó tantos cuadros a este tema. Estudio meditativo de una sobriedad ejemplar, la Liebre muerta con dientes de ajo de Cuvelier provoca la contemplación.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter