Eugène Fromentin
Cacería con halcón en Argelia

Cacería con halcón en Argelia: el encarne
Eugène Fromentin (1820-1876)
Cacería con halcón en Argelia: el encarne
Entre 1820 y 1863
Óleo sobre lienzo
Alt. 162,5; Anch. 118 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / DR

Chasse au faucon en Algérie : la curée [Cacería con halcón en Argelia: el encarne]


Si Eugène Fromentin prosigue desde 1846 la tradición iniciada por Eugène Delacroix de los viajes a Oriente, para él, el descubrimiento de este "otro lugar" pasa por Argelia, donde viaja en varias ocasiones. Fascinado por lo que descubre, regresa no sólo con relatos de viajes: Un verano en el Sahara en 1856 o dos años más tarde Un año en el Sahel, sino también con muy bellos ejemplares pictóricos, incluida esta Cacería con halcón en Argelia: el encarne, sin duda el más famoso y más difundido de la época.

Entre los motivos que trae de Argelia, la cacería con halcón es obviamente el de predilección del pintor. La escena representada aquí es la del encarne: dos jinetes de noble y altiva andadura, miran a sus servidores arrancar de las garras de los halcones, la liebre que acaban de matar. Encontramos en esta obra no sólo la influencia de Delacroix, con el tema y la utilización de colores suaves y de una luz cálida, sino también la de Ingres, en la precisión del dibujo de los caballos y de los cazadores.

El cuadro de Fromentin, pese a vincularse con la tradición orientalista romántica, no pretende la exactitud del detalle pintoresco. Se trata más de entregar una imagen idealizada y un tanto nostálgica del pasado, en particular medieval, como lo demuestra este comentario del crítico Paul de Saint-Victor en 1863, durante la presentación del cuadro en el Salón: "El donaire de los jinetes, su resplandeciente atuendo, sus monturas de raza indican que son relevantes señores africanos. La caza en vuelo es en efecto un privilegio de la aristocracia argelina [...] Debe de ser este un divino placer [...] de pasear por las llanuras y los valles, llevando encima de su guante a este vasallo de alas. Somos dueños de la tierra y del aire..."




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter