Max Liebermann
Cervecería rural

Cervecería rural en Brannenburg
Max Liebermann (1847-1935)
Cervecería rural en Brannenburg
1893
Óleo sobre lienzo
Alt. 70; Anch. 100 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Brasserie de campagne à Brannenburg [Cervecería rural en Brannenburg]


Durante su viaje a Italia, en la primavera de 1893, Liebermann se detiene en Baviera, muy cerca de Brannenburg. En las mesas de una cervecería, colocadas a la sombra de grandes árboles, encuentra el tema de varios de sus cuadros. Este mismo año, el joven pintor Erich Hancke, conoce a Liebermann y descubre la Cervecería rural en Brannenburg todavía inacabada y las obras preparatorias al cuadro. Se trata en particular de un boceto a la tiza negra. Tras haber decido pintar este motivo, Liebermann lo ha "vuelto a dibujar, en un formato más grande y con una ejecución muy contundente [...]. Este dibujo, a su vez, fue trasladado mediante un cuadriculado al lienzo". Sorprendido por un método tan poco espontáneo, que no le parecía corresponderse a las apariencias del cuadro, Hancke lo fue todavía más oyendo hablar al pintor de los pequeños personajes: "Primero la forma debe estar presentar, decía, y luego hay que suprimirla".

En general, el espacio, marcado por hileras de árboles atravesados por el sol, es un tema constante en la obra de Liebermann. Sin embargo, en la época de este cuadro, este motivo no constituía un paisaje puro, sino que se acompañaba como aquí con una escena rebosante de detalles anecdóticos y de movimientos. Esta característica sitúa entonces a Liebermann en la órbita de un Menzel (1815-1905), debido a su agudo sentido de la observación y a su capacidad para reproducir escenas de la vida cotidiana.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter