Johan Barthold Jongkind
El Sena y Notre-Dame de París

El Sena y Notre Dame de París
Johan Barthold Jongkind (1819-1891)
El Sena y Notre Dame de París
1864
Óleo sobre lienzo
Alt. 42; Anch. 56,5 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Jean-Gilles Berizzi

La Seine et Notre-Dame de Paris [El Sena y Notre-Dame de París]


En esta composición, la gran diagonal formada por el Sena y el amplio espacio dedicado al cielo, nos recuerdan que Jongkind, pintor neerlandés, se formó en la tradición de los paisajistas holandeses del siglo XVII. Tras su instalación en Francia, un primer periodo entre 1846 y 1855, y más tarde definitivamente a partir de 1860, el artista también recibió la influencia de los paisajistas franceses del siglo XIX, en particular la de Corot, al que admira y del que recupera los ambientes luminosos.

En los años 1860, Jongkind realiza muchas estancias en Normandía, junto a Boudin. Aquí conoce al joven Claude Monet que está fascinado por la capacidad de su mayor para plasmar en sus acuarelas el carácter fugitivo de las variaciones atmosféricas. Monet dirá más tarde de Jongkind: "Es a él a quien debo la educación definitiva de mi mirada…".

Jongkind jamás hará exposiciones con los impresionistas, pero está considerado como uno de sus precursores. Varios elementos del Sena y Notre-Dame de París evocan esta filiación. Los vibrantes reflejos del cielo y del agua, la pincelada fraccionada, este "amor profundo por el París moderno" evocado por Emile Zola, explican que en 1927, en una obra que le dedica, Paul Signac califica a Jongkind de "renovador del paisaje moderno" y lo sitúa "entre Corot y Monet".




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter