Alfred Sisley
El camino de la Máquina

El camino de la Máquina, Louveciennes
Alfred Sisley (1839-1899)
El camino de la Máquina, Louveciennes
1873
Óleo sobre lienzo
Alt. 54; Anch. 73 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Le chemin de la Machine, Louveciennes [El camino de la Máquina, Louveciennes]


La carretera que se pierde en el horizonte constituye uno de los temas privilegiados de Sisley. A menudo dicha carretera conecta el primer plano con la lejanía y contribuye a "abrir una brecha" en el espacio, lo que genera efectos de perspectiva muy acertados. Aquí la ilusión de la tercera dimensión está tratada de un modo particularmente espectacular, mediante la carretera de trazado perpendicular a la superficie del cuadro. La hilera de árboles marca la composición y acentúa la impresión de profundidad, mientras que un juego de líneas se establece mediante las verticales de los troncos, recuperadas por las horizontales de las sombras. La leve subida del camino está utilizada para crear un punto de fuga, ligeramente descentrado y obtener una vista en picado del soleado trasfondo. Esta estructura permite al pintor organizar el espacio de su paisaje, respetando el escalonamiento de los diferentes planos. Por fin, como muy a menudo, Sisley humaniza su paisaje introduciendo en él algunas pequeñas figuras a la manera de Jongkind.

El camino de la Máquina, Louveciennes, no deja de recordarnos sin duda el famoso Camino de Middelharnis (Londres, The National Gallery) pintado por Hobbema en 1689, que Sisley había podido ver durante su estancia de juventud en Londres. Pero otras influencias también son perceptibles en el cuadro. El sentido de la construcción es sin duda una herencia de Corot, mientras que la plaza preponderante dedicada al cielo procede del paisaje holandés del siglo XVII, como Ruysdael. Sin embargo es la luminosidad del campo de Ile-de-France que Sisley logra plasmar maravillosamente.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter