Claude Monet
Etretat, la Manneporte

Etretat, la Manneporte, reflejos sobre el agua
Claude Monet (1840-1926)
Etretat, la Manneporte, reflejos sobre el agua
Hacia 1885
Óleo sobre lienzo
Alt. 65,8; Anch. 81,5 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Etretat, la Manneporte, reflets sur l'eau [Etretat, la Manneporte, reflejos sobre el agua]


El paraje de Etretat en país de Caux atrae la atención de Monet desde el invierno de 1868-1869. Más tarde, el artista vuelve aquí cada año entre 1883 y 1886. Como numerosos pintores, en particular Gustave Courbet, Monet queda seducido por el aspecto pintoresco del lugar. De modo que se inspira en él en cerca de cincuenta cuadros.
La configuración de "estos altos acantilados taladrados por estos singulares agujeros a los que llaman Puertas" (Maupassant, Adieu, 1884) proporciona un carácter particular al paisaje. El mayor de estos tres boquetes en los acantilados, la Manneporte, "enorme bóveda por donde pasaría un buque" (Maupassant, La Roche aux Guillemots, 1882), aparece solo en dos cuadros de Monet. Esta obra se puede fechar en 1885, por analogía con el otro cuadro, de idénticas dimensiones, firmado y datado en 1885: La Manneporte, vista tomada desde abajo en el Philadelphia Museum of Art.

Durante este mismo año, Monet se ve mucho con Maupassant, que reside en Etretat. El escritor elige este lugar como marco de varios de los Cuentos y Relatos cortos. La sensibilidad del escritor que se expresa a lo largo de estas páginas descriptivas corresponde estrechamente a la del pintor. Esta vista de los acantilados ilustra, por otro lado, los vínculos existentes entre pintura y literatura, en el siglo XIX, tanto como el arraigo de Monet por la costa normanda.
Asimismo, los repetidos estudios de acantilados por Monet, constituyen el anuncio de las "series" que iban a desarrollarse bajo su pincel durante la siguiente década.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter