Gustave Caillebotte
Henri Cordier

Henri Cordier
Gustave Caillebotte (1848-1894)
Henri Cordier
1883
Óleo sobre lienzo
Alt. 65; Anch. 82 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Henri Cordier


Uno de los aspectos más sobrecogedores de la obra de Caillebotte es la serie de retratos de personalidades procedentes de su entorno burgués. Muchos de entre ellos han perdido su identidad en la actualidad, pero este no es el caso de Henri Cordier (1849-1925), un especialista de China, profesor de historia, de geografía y de legislación de los estados de Oriente Extremo, en la Escuela de Lenguas Orientales de París.
Cordier vivió en China entre 1869 y 1876. Redacta una bibliografía de las obras dedicadas al Imperio chino, su Biblioteca sinica, publicada entre 1878 y 1895, y es uno de los fundadores, en 1882, de la Revue d'Extrême-Orient. La Grande Encyclopédie también nos indica que fue galardonado con el grado de mandarín chino de 3a clase.

Ignoramos cómo Caillebotte y Cordier se conocieron, pero fueron seguramente amigos porque el artista, que no necesitaba vender su pintura para vivir, nunca realizó retratos por encargo. Aquí, el pintor elige insistir en la dimensión intelectual de Cordier. Está representado totalmente concentrado, rodeado de libros, ocupado escribiendo en una pose mal definida. La insólita composición que corta la figura a medio cuerpo, combinándola con los elementos del decorado que cierran completamente el espacio, es muy representativa de las investigaciones de Caillebotte. Se muestra, en este respecto, muy cercano de Degas.
Los efectos de materia, la paleta de reflejos violáceos, también se encuentran en las demás obras pintadas por Caillebotte, a lo largo de este periodo.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter