Louis Anquetin
Henri Samary

Henri Samary
Louis Anquetin (1861-1932)
Henri Samary
Hacia 1880
Óleo sobre lienzo
Alt. 71; Anch. 59,3 cm
© Musée d'Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt


Henri Samary
Madeleine Brohan

Henri Samary


Oriundo de Normandía, Anquetin integra el taller del pintor Léon Bonnat (1833-1922) en París, en 1882, donde enseguida simpatiza con Henri de Toulouse-Lautrec a quien acompaña por los cabarets de Montmartre. Cuando el maestro cierra su curso, en 1883, acuden a otro artista academicista, Fernand Cormon (1845-1924), cuyo taller se va a convertir en un verdadero crisol, en el que se forman jóvenes talentos tan bien dotados como Emile Bernard o Vincent van Gogh.
Anquetin conoció probablemente a Henri Samary (1865-1902) por mediación de Lautrec, que había retratado al actor en el escenario de la Comédie-Française en 1889 (Museo de Orsay).

Henri Samary pertenece a una verdadera dinastía de actores, es el nieto de Suzanne Brohan (1807-1887) y el sobrino de Madeleine Brohan (1833-1900), ambas miembros de la Comédie-Française, y de Louis-Jacques Samary (1815-1893), violoncelista en la Ópera.
Sus dos hermanas se ilustran también en el teatro, Marie (1848-1941) y sobre todo Jeanne (1857-1890) en el "Français" donde alcanza una gran notoriedad. Ésta última fue inmortalizada por varios retratos de Renoir. Henri se convierte también en miembro de la Comédie Française en 1883.
Aquí interpreta obras de Molière, y participa también en creaciones de autores contemporáneos como Feuillet, Sardou o Richepin.

Entre retrato puro y figura de expresión, este cuadro es una clara ordenación de formas planas, sin volumen y sin sombra. En 1889, el crítico Félix Fénéon destaca los "colores planos e intensos [y los] contornos infranqueables" de las obras de Anquetin.Este retrato frontal, que pone en escena la elegancia demasiado rebuscada del modelo, tiene la extrañeza de un grabado de moda ampliado. La elocuencia del rostro de Henri Samary, devorado por ojos extraordinariamente azules, como los de su tía Madeleine pintada por Paul Baudry (Museo de Orsay), hace que sea el estereotipo del actor.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter