Jean-Léon Gérôme
Jerusalén

Jerusalén, también llamado Gólgota, Consumatum est; La Crucifixión
Jean-Léon Gérôme (1824-1904)
Jerusalén, también llamado Gólgota, Consumatum est; La Crucifixión
1867
Óleo sobre lienzo
Alt. 82; Anch. 144,5 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Jérusalem dit aussi Golgotha, Consumatum est ; La Crucifixión [Jerusalén, también llamado Gólgota, Consumatum est; La Crucifixión]


Tras haber presentado tantas y cuantas veces, con un inmenso éxito, los atractivos exóticos y sensuales del repertorio orientalista, Gérôme reanuda, en 1867, con su primera ambición, la pintura histórica. El pintor infunde al género en declive, un original poder de convicción, enfocándolo por el prisma de la verdad arqueológica y topográfica, comprobadas por diversos viajes a Oriente, en particular a Tierra Santa. La exigencia histórica encuentra aquí la visión naturalista del Cristo, que Ernest Renan había desarrollado en su Vida de Jesús, publicada en 1863, y que marcó profundamente la representación religiosa de la segunda mitad del siglo. Pero el propósito de Gérôme no es tan sólo un asunto de reconstitución y de veracidad. Se trata de revivificar el género religioso, con soluciones pictóricas inéditas, para fomentar el poder de evocación del Evangelio. Si, conforme a la tradición clásica, el paisaje participa al propósito dramático, la composición combina el magnífico invento de un verdadero "fuera de campo" cinematográfico, antes de la letra. La fuerza de la elipsis visual de las sombras de tres cruces, proyectadas por la luz de un cielo de tormenta, marca semejante ruptura iconográfica con la representación tradicional del tema, que el cuadro provocó que Gérôme tuviese las más severas críticas de su carrera.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter