Paul Cézanne
La casa del ahorcado

La casa del ahorcado, Auvers- sur-Oise
Paul Cézanne
La casa del ahorcado, Auvers- sur-Oise
1873
Óleo sobre lienzo
Alt. 55; Anch. 66 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

La maison du pendu, Auvers-sur-Oise [La casa del ahorcado, Auvers-sur-Oise]


La casa del ahorcado es uno de los tres lienzos que Cézanne presenta en la primera exposición impresionista de 1874. La influencia de su amigo Camille Pissarro, con el que trabaja regularmente en la región de Pontoise y de Auvers-sur-Oise, está muy presente. En sus obras de juventud, Cézanne adoptó los colores claros y la pincelada fragmentada de los impresionistas. También cambió los temas dramáticos o literarios por un tema simple e, incluso, banal. Pero, pese a ser una obra impresionista, La casa del ahorcado revela un impresionismo muy personal, revisado por Cézanne.

La composición de este lienzo es compleja. Podemos observar varios ejes mayores a partir de un punto central: un camino que sube hacia la izquierda; otro que baja hacia el centro del cuadro; un talud formando una curva que se escapa hacia la derecha; las ramas de los árboles se alzan en oblicuo hacia arriba. Los planos se suceden de manera muy estrecha. El espesor de la pincelada granulosa parece "tabicar" el cuadro. La ausencia de personajes, la vegetación estática, austera, las tonalidades frías contribuyen a crear un fuerte sentimiento de soledad.

A pesar de generar el desconcierto de la crítica cuando fue presentado, será, no obstante, el primero que Cézanne logre vender a un aficionado.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter