Luc-Olivier Merson
La Familia

La Familia
Luc-Olivier Merson (1846-1920)
La Familia
1901
Óleo sobre lienzo marruflado sobre yeso
Alt. 222; Anch. 295 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski


La Verdad
La Fortuna

La Famille [La Familia]


En 1900, el arquitecto Georges Chedanne (1861-1940) fue encargado de renovar la mansión de la familia Watel-Dehaynin, situada calle de la Faisanderie en el distrito 16 de París. Para la decoración de la escalera de honor, recurre a Merson, pintor decorador reconocido por sus grandes composiciones, en particular aquellas de la nueva Ópera Cómica (1888), de la escalera de festejos del Ayuntamiento de París (1887) o del despacho del rector de la nueva Sorbona (1898).

Cuando se destruyó la mansión en 1974, se descolgaron tres pinturas de Merson. Todas pertenecen hoy a las colecciones del museo de Orsay. Se trata de La Verdad, de La Fortuna y de La Familia. Un cuarto panel, La Esperanza ha desaparecido.

En una terraza abierta a un paisaje boscoso, un hombre reencuentra a su esposa y a sus hijos, tras una caza al jabalí. Cada una de las poses de estos personajes pretende ser la expresión de una perfecta felicidad familiar.
La parte derecha de la composición pertenece al ámbito de la simbología. En efecto, está dominada por una figura de la Virtud, sujetando una corona de laureles. Sentados a proximidad, una pareja de ancianos echa una mirada benevolente hacia la joven familia. En la biografía del artista (1929), Adolphe Giraldon habla de la "acertada mezcla de arqueología y de observación, de convención y de naturaleza, en una dosificación de la que Merson tenía verdaderamente el secreto". La Familia remite a una Edad Media idílica, en boga en el siglo XIX, muy alejada de la sociedad industrial, en la que se encarnarían los valores burgueses de la sociedad industrial.

La amplitud y la claridad de la composición, su disposición ante un paisaje de planos escalonados, se han de comparar con las creaciones de Puvis de Chavannes (1824-1898). Sin embargo, Merson se aleja de este ilustre ejemplo, debido a la obsesión por el dibujo y el afán por el detalle, recordando que también es un ilustrador de construcciones históricas.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter